¿El punto G existe o es una leyenda?

Cómo llegar al punto G
Dónde encontrar el punto G

¿El punto G existe? Que yo lleve años intentando buscarlo sin éxito no parece que sea evidencia suficiente para asegurar su no existencia. Este debate se ha mantenido durante siglos entre los expertos. Mientras unos creen rotundamente en la existencia del punto G, otra parte de la comunidad científica continúa negándola con vehemencia. Es posible que no puedan llegar a creer en algo que nos son capaces de ver en un microscopio.

El Doctor Beverly Whipple se pasó largos años escuchando a sus pacientes sobre las cosas que ellas sentían. Aunque la ciencia no encontraba evidencias de la existencia del Punto G, las pacientes del doctor sí. Quizá no empíricas, quizá no visibles a través de un microscopio pero, sin embargo, tan reales como las sensaciones. Ante la suma de experiencias relatadas de forma apasionada se lanzó a validar aquellas sensaciones reales que experimentaban sus pacientes. Se lanzó en busca del punto G.

En un estudio realizado en 1981, procedió a examinar a 400 mujeres voluntarias. Pudo observar que en todas las mujeres, tras la estimulación, se les hinchaba una zona en la pared anterior del conducto vaginal. ¿era eso el punto G? En cambio, no todas las mujeres parecían ser sensibles a este tipo de estimulación. Además, no existía ninguna diferencia anatómica entre las mujeres sensibles y no sensibles a la estimulación de esta zona.

La teoría elaborada por el Dr. Whipple a modo de conclusión, tras el estudio, es que en la zona en cuestión  hay un grupo de vasos sanguíneos, nervios y glándulas que, en algunos casos, pueden superponerse a la raíz del clítoris. Esa combinación es la que, en algunas mujeres, puede llegar a hacer experimentar tremendas sacudidas orgásmicas con una mínima estimulación.

Aquí puede radicar el secreto que acabe para siempre con la controversia sobre la existencia o no del Punto G. Quizás sea ésta la respuesta que tanto hemos andado buscando. Nadie puede encontrarlo anatómicamente porque no hay nada especial en esta parte de la vagina que no sea un empalme con un punto dulce del clítoris. Sin embargo, esa combinación, en algunas mujeres produce orgasmos casi inmediatos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.