Follar con calcetines. Mi fobia sexual

Una de mis fobias más absolutas en cuanto a sexo se refiere es follar con calcetines. ¿por qué me molesta tanto follar con calcetines? Siempre he tenido muy claro que cada persona es un mundo, especialmente, en lo que se refiere al sexo. Las ganas de probar cosas nuevas y diferentes, las preferencias, o los gustos de unas personas se diferencian notablemente de los de otras. Esta diferencia no es sólo entre el sexo masculino y femenino, sino que entre las mujeres o los hombres también encontramos diferencias considerables. Hay prácticas que a uno le pueden resultar muy sexys y atractivas y, en cambio, a otros les puede provocar el efecto totalmente contrario.

hombre-calcetinesUna de las prácticas que más rechazo suele generar, aunque también cuenta con una legión de fieles seguidores, es, como ya os he adelantado anteriormente, el hecho de follar con calcetines. Si bien esta costumbre está más arraigada dentro del universo masculino, también podemos encontrar alguna fémina partidaria de esta disciplina.

Los argumentos más comúnmente esgrimidos por los detractores del uso de tan cotidiana prenda son su falta de erotismo. Llevar calcetines mientras uno hecha un polvo (supongo que el color es lo de menos) no resulta sexy. Follar con calcetines es el antimorbo personificado. El hecho de no desprenderse de toda la ropa, da la sensación de pereza  y demuestra una falta de interés por el encuentro sexual.

Sin embargo un reciente estudio de la Universidad de Groening, en Holanda, ha llegado a la conclusión de que usar calcetines mientras se mantienen relaciones sexuales incrementa en un 30 por ciento la posibilidad de llegar al orgasmo. Algo que puede que no lleguemos a tener con la visión de una lencería fina y sexy lo podemos conseguir con unos simples calcetines blancos.

Al parecer, el calor que proporciona esta prenda, genera una comodidad en el portador que le hace más propenso a llegar al clímax.

A pesar de este estudio, creo que, por el momento, voy a seguir sin usarlos. Ya os iré contando.

Como dice un amigo: “Si nadie follara con calcetines, calcetines seguiría siendo virgen”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.