Dormir después del sexo

Es bastante habitual, por no decir siempre, que los hombres nos quedemos dormidos después del sexo. Esto es algo de lo que la mayoría de las mujeres se quejan. Para ellas es un momento de máxima intimidad. Necesitan tener más contacto, sentir una cercanía, compartir sensaciones… La mayoría no acaban de entenderlo y piensan que han sido “utilizadas”. El hombre ya ha conseguido su orgasmo, ha eyaculado y, con la sensación del deber cumplido, se echa a dormir. Pero lo que las mujeres no entienden es que se trata de una cuestión fisiológica. A dormir.

dormir sexoPara llegar a esta conclusión, un grupo de científicos se dedicó a estudiar el cerebro de una serie de hombres antes, durante y después del orgasmo. Descubrieron que el cerebro de un hombre, una vez que ha eyaculado y ha llegado al orgasmo, se apaga casi inmediatamente. A dormir. La corteza cerebral, una parte elemental que regula la percepción y la atención, reduce su actividad casi por completo. Además, con el orgasmo, se liberan grandes cantidades de serotonina y oxitocina en el hipotálamo y eso hace que se activen los centros de somnolencia. En el caso de las mujeres sucede al contrario, su capacidad de repetir sus orgasmos hace que su mente se active y es por lo que nos encontramos con un conflicto de intereses.

Después de conocer este estudio, ya no es necesario que nos esforcemos mucho por no caer en los brazos de Morfeo. Podemos darle a nuestra pareja una explicación científica que justificará que nos demos la vuelta y nos dediquemos a resoplar. El problema es que nuestras parejas pueden llegar a la conclusión, también científica, de que, no sólo siempre pensamos en lo mismo, sino que todo nuestro cuerpo sólo está diseñado para lo único. En cuanto que hemos soltado la semillita… damos señal de comunicando. Nos ponemos en Modo Restaurar y no hay manera. A dormir.

De todos modos, intentad lo de la explicación científica y la seritonina y la oxitocina y eso… a ver si funciona. Eso sí, esto no es aplicable al tipo que después de echar un polvo, lo único que quiere es salir corriendo y no volver a ver a la chica que conoció un par de horas antes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.