El cliente de la nueva prostitución es más joven

El acercamiento a la prostitución por parte de las nuevas generaciones, tanto hombres como mujeres, es algo cada vez más aceptado socialmente. Los jóvenes cada vez lo ven más como otra opción de ocio. Es muy habitual que la mayoría de las despedidas de soltero acaben en un club o con una acompañante de pago. Pero ya no son sólo las despedidas de soltero, cenas de empresa, cumpleaños, celebraciones deportivas, etc. Cualquier excusa es buena para rematar una noche de juerga o una jornada de trabajo estresante, con los servicios de una prostituta.

Contratar los servicios de una prostituta es una forma de conseguir, sin esfuerzo y de una forma rápida, sexo sin compromiso. Según reconoce la mayoría, ligar les supone mucho trabajo (y dinero) y no está garantizado que, después de invitar a una chica a cenar, a tomar unas copas o después de darle la charla durante horas diciéndole cosas bonitas y románticas, vayan a terminar en la cama con ella. Vivimos en una sociedad que busca la inmediatez y la falta de complicaciones y eso se consigue yendo a un club o quedando con una chica. Se le paga, se tiene sexo con ella y hasta la próxima.

prostituciónSegún algunos estudios, el 27% de los varones de 18 a 49 años admite haber pagado alguna vez por mantener relaciones sexuales con una profesional. Sin embargo, esta cifra podría ser mayor, ya que muchos, aunque son pillados infraganti, lo niegan.

El perfil medio del cliente que acude a la prostitución es más joven que hace 15 años.  Si entonces lo habitual era que fuese un hombre mayor de 40, casado y con hijos, la media actualmente es de un hombre de 30 años, generalmente soltero, que, como ya hemos comentado, no quiere perder su tiempo en largos proceso de cortejo con resultado incierto.

La mayoría de los jóvenes de entre 20 y 25 años que no tienen pareja no suelen tener ningún reparo en acudir a una meretriz y mucho menos si algún amigo ya ha tenido alguna experiencia y transmite al grupo una información positiva y entusiasta. Es habitual que acudan a los clubes en grupo después del cierre de las discotecas y que muchos soliciten los servicios se alguna chica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *