Bondage o BDSM: práctica sexual que multiplica el placer

Las prácticas de bondage o BDSM son una expresión de la sexualidad con las que se puede disfrutar tremendamente, pero antes de lanzarse, la práctica del bondage necesita algunas explicaciones.

bdsmBondage, ¿qué es eso?

¿Tu pareja te ha atado las manos para el amor? Se trata de una práctica sexual que roza la esclavitud.

La esclavitud es una práctica sadomasoquista que consiste en atar a tu compañero en una relación erótica o sexual. La práctica puede también devenir de manera más sentimental. Poéticamente hablando «el arte de los lazos», el bondage aparece para algunos como un medio lúdico de sazonar con guindilla su vida sexual. Podemos pues liberar al sádico que habita dormido en nosotros y sacar las cuerdas a nuestros escenarios sexuales.

Poner el bondage en práctica

Brazos, piernas, pechos… encordamos cada parte de nuestro cuerpo para aumentar el deseo y exacerbar el placer. Los expertos del género llevan al extremo el tema estético atándose minuciosamente, con cuidado y según una técnica muy particular. No de cualquier forma. La manera de anudar se refleja y se inspira en nudos marineros. ¿La finalidad? Sublimar el cuerpo. Nos anudamos sensualmente.

Los lazos, simplemente, mantienen el cuerpo en la posición deseada. Ni hablar de sentir lástima.

¿Qué material se utiliza? Cuerda tradicional, correas de cuero, esposas, cinta adhesiva o por qué no, reciclar la cuerda de tender la ropa.

¡Los novatos, nos calmamos! ¡¡Tranquilidad!!

Antes de correr para inscribirse en el BDSM “Bondage Discipline Soumission Masochisme», es importante darse cuenta de los peligros que puede acarrear este juego sexual.

Bajo ciertas circunstancias, el bondage presenta un verdadero peligro para el que lo practica de cualquier manera. Así, no te entregues a Breath play (nos ahogamos con una cuerda para suspender la respiración y decuplicar así el placer), si no lo controlamos perfectamente. Porque el bondage ya se ha cobrado unas cuantas víctimas.

Aunque esta práctica necesita ante todo tener una confianza total en el compañero, vamos despacio y ocupémonos de instaurar un código, una palabra, que significará la parada inmediata del acto.

Para la pequeña historia…

El bondage es una práctica ancestral. Nacida en Japón, se inspira en técnicas de tortura por ataduras utilizadas por el ejército nipón. Más de un milenio después, se utiliza en nuestras camas y se impone como una auténtica fantasía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.