Nuestra postura durante el sueño y nuestra relación de pareja

Compartes tu cama, tu espacio de vida y tus hábitos nocturnos, pero no es suficiente para conocer exactamente lo que te gusta. Las posiciones durante sueño nos dicen mucho más de lo que creemos.

postura-dormir-sueño-parejaDormir en los brazos del otro.

Esta posición parece la lógica al principio de una relación, en la fase simbiótica de la pareja. En realidad, las llamadas parejas «sensoriales» siguen durmiendo en esta postura a lo largo de su vida amorosa. Tienen que tocar, y hay áreas de contacto entre ellos: cuerpo, piernas manos entrelazadas…

El Contacto en el sueño es esencial, dice Joseph Messinger, porque la caricia desarrolla una producción de endorfinas y la dopamina reacciona ante caricias tranquilizadoras. Pero lo más interesante es que en una pareja, hay una consistencia sensorial. Una persona táctil se frustrará si vive con una persona visual. Y no es porque los seres visuales pareja (que tiene poca necesidad de contacto físico) no amen más ni menos. Si es el hombre el que duerme en los brazos de su esposa, él seguirá siendo un niño pequeño que necesita ser protegido, dice Joseph Messinger.

Dormir espalda contra espalda

Esta posición no expresa desacuerdo puntualiza Joseph Messinger. Las parejas pueden dormir espalda contra espalda y mantener un contacto físico entre sí. Es más bien la expresión de una necesidad de afirmar su territorio durante el sueño. Permite encontrar durante la noche una forma de jardín secreto. «Es muy difícil soñar con tu vecina cuando duermes con tu esposa en tus brazos!»

Dormir en posiciones opuestas

Si la pareja duerme en esta posición (ten cuidado, esta interpretación no se aplica a las parejas que se despiertan en esta posición), explica Joseph Messinger, es bastante obvio que hay conflictos no resueltos entre las dos personas. Incluso durante el sueño, la pareja niega cualquier forma de comunicación ni siquiera para una tregua nocturna.

Por supuesto, cada uno puede tener problemas que no necesariamente quiera compartir o tiene problemas para comunicarse. La persona estresada se ​​desprenderá de su pareja por la noche, como para pensar o tratar de digerir sus problemas. Pero esto en ningún caso significa que ya no ama a la otra, explica Joseph Messinger.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.