La Grecia Clásica y la prostitución

Al Grecia clásica regulaba la prostitución

La Grecia clásica era una sociedad muy avanzada. Algunas de las bases sociales y políticas del actual estado del bienestar ya estaban instaladas en la Grecia clásica. La Grecia clásica no tenía tabúes sexuales de ningún tipo. La vida sexual estaba perfectamente asentada en el modelo social. La prostitución ha tenido presencia en todas las sociedades de la Historia. Por supuesto, también en la Grecia clásica. La prostitución no era patrimonio exclusivo de ningún sexo. Era practicada tanto por varones como por hembras.

Al Grecia clásica regulaba la prostitución

La prostitución masculina era muy frecuente y, generalmente, practicada por jóvenes esclavos que ofrecían sus servicios en los prostíbulos de Atenas. Los hombres libres que se prostituían corrían el riesgo de perder todos los derechos que, como hombres libres, tenían.La prostitución femenina también contaba con una presencia importante en la antigua Grecia. Había diferentes tipos de prostitutas. Entre ellas destacaban las “heteras” que no sólo ofrecían servicios sexuales sino, sobre todo, compañía. En algunos aspectos son comparables a las geishas japonesas. Las prostitutas podían llegar a ser personas de mucha influencia en sus sociedad e, incluso, llegar a ocupar cargos políticos de relevancia.

Todo aquél que ejercía la prostitución en la antigua Grecia, tenía que vestirse con ropas que los distinguiese del resto de la sociedad. Los trabajadores sexuales debían darse de alta en el censo correspondiente y, por supuesto, tributar impuestos por el ejercicio de su actividad económica. Lo que las leyes griegas prohibían terminantemente y perseguían de forma activa era el proxenetismo que era considerado una forma de esclavitud.

En la literatura de la época se hacen referencias constantes a algunas de las más admiradas prostitutas. Las mejores cobraban cantidades increíbles por sus servicios.

La primera casa de citas como tal fue construido y regentado por Solón, seis siglos antes de nuestra era. Cuenta la leyenda que con los beneficios que obtuvo en tan lucrativa actividad ordenó la construcción de un templo en honor de la diosa Qadesh.

Como curiosidad, destacar que Esparta fue la única ciudad de la antigua Grecia que no contó nunca con un burdel aunque, sin embargo, si que contó con la presencia de algunas de las “heteras” más bellas de la época.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.