Las tigresas blancas

Las tigresas blancas son una sociedad secreta

¿Sabes quiénes son las tigresas blancas? ¿Pondrías una en tu vida? ¿Son peligrosas las tigresas blancas?

Las culturas orientales, a diferencia de las occidentales. dan un tratamiento a la sexualidad mucho más amplio y profundo. La relación que muchas de estas culturas establecen entre el semen y la energía sexual es fundamental para entender algunos de sus mitos. Entre ellos destacan las tigresas blancas. ¿Son reales? ¿Existen de verdad o son sólo leyenda?

Las tigresas blancas son una sociedad secreta

La tigresas blancas son una sociedad secreta. Nadie puede afirmar categóricamente su existencia actual o en el pasado. Estaría compuesta exclusivamente por mujeres chinas taoístas. El objetivo de las tigresas blancas es alcanzar la espiritualidad plena a través de la eterna juventud. Para conseguirla necesitan la mayor cantidad de semen posible. Para su consecución utilizan todo tipo de reclamos que puedan resultar atractivos para su poseedor. Desde el sexo anal hasta el sexo en grupo entre una sola mujer y varios varones, aunque es la felación la técnica más rápida y directa para conseguir sus propósitos.

Las tigresas blancas nunca se tragan el semen. Para conseguir el efecto deseado se aplican el semen por la cara y el cuerpo y, tras unos minutos, lo retiran con paños previamente sumergidos en zumo de pepino.

Para pertenecer a alguno de los grupos de tigresas blancas que parecen existir en China, Japón o Estados unidos es imprescindible ser introducido en el selecto grupo por un miembro activo.

La vida de una tigresa blanca dentro de su sociedad se divide en tres periodos de tres años. El primero de ellos, llamado de restauración, consiste, principalmente en realizar el mayor número posible de felaciones para, así, retrasar los efectos del envejecimiento, utilizando para ello la energía que el semen proporciona. El segundo periodo, llamado de conservación, sirve para acumular energía vital (chi) y, por último, el denominado periodo de refinamiento, cuyo objetivo es refinar el espíritu y la conciencia (shen). En los dos últimos periodos la forma de recolección de semen no se limita a la felación sino que se extiende a todo tipo de juego sexual con el mayor número posible de aportantes del flujo vital.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.