Simular orgasmos: ¿es privativo de las mujeres?

Más allá de la satisfacción pura y personal, en el acto sexual también se tienen ganas de proporcionar placer al o la compañera. Para esto ciertas personas simulan el orgasmo y no siempre es posible darnos cuenta cuando el otro finge.

De manera general, tendemos a pensar que la simulación en el momento de contactos sexuales es un asunto típicamente femenino. «La simulación de un orgasmo es una cosa bastante fácil para una mujer”, solemos creer.

Sin embargo, hay que saber que solamente el 47 % de los hombres afirman alcanzar sistemáticamente el orgasmo en el momento de la penetración vaginal. Los otros tienen a veces algún dificultades y no llegan y a pesar de todo el 3 % de ellos reconocen que jamás tienen orgasmo. Así, aunque las mujeres simulan generalmente más que los hombres, estos últimos no son tampoco unos ignorantes en la materia.

simular-orgasmosSi la simulación femenina parece fácil, ¿podemos sin embargo preguntarnos cómo hacen los hombres para simular un orgasmo? En primer lugar hay que diferenciar el hecho de eyacular y el de tener un orgasmo, porque no siempre son los dos evidentes. Por lo demás, nada más simple que hacer como las mujeres: dan,gemidos, sobresaltos.

Paralelamente, muchos hombres afirman estar seguros al 100 % de que su pareja jamás simuló con ello ¿Están los hombres demasiado seguros de si mismos? No. Lo que pasa es que, según especialistas, es bastante difícil darse cuenta de si el otro simula. Las contracciones involuntarias de la vagina no son un signo convincente de orgasmo, porque una mujer que controla y domina bien sus músculos vaginales, puede manejarlo hasta imitar las contracciones de un orgasmo. De la misma forma, los gritos o la respiración rápida no son pruebas irrefutables. Jamás podemos estar seguros.

La simulación, a menudo debida al miedo de ser considerado como «malo a la cama» desgraciadamente puede hacernos caer en un círculo infernal. Simulamos para dar placer, el compañero(a) cree que él ha encontrado una manera de llevarnos al orgasmo y va a tratar de repetirlo siempre. Entonces si esto no marcha, ¿cómo decirle después que su técnica no nos da ni frío ni calor? En lugar de salvar la situación, esto puede empeorarla.

Entonces hay que evitar en lo posible simular, y en caso de temor, lo ideal es hablar. Y convénzase de que el objetivo no de debe ser conseguir un orgasmo en cada sesión sexual. Hay mil y una maneras de conseguir el máximo de placer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.