El Museo de la prostitución de Amsterdam

Museo de la prostitución de Amsterdam

A la sensacional oferta turística de Amsterdam se le ha unido un museo dedicado al oficio más antiguo del mundo. Amsterdam es una ciudad absolutamente mágica. Su escasa superficie plagada de canales, puentes y arquitectura de los siglos XVI y XVII le confieren ese toque de fantasía. Sus atractivos turísticos son innumerables. Desde el Museo Van Gogh, donde se puede contemplar la obra del genial pintor holandés hasta la casa de Rembrandt donde, además del lugar donde fueron creadas sus más importantes obras, podemos disfrutar de una colección de pinturas donde se muestran aquellos personajes que le sirvieron de inspiración.

Museo de la prostitución de Amsterdam
Museo de la prostitución de Amsterdam

Entre los museos de arte, el imprescindible Museo Arqueológico y el Centro Cultural De Appel, singular lugar dedicado a las nuevas formas de arte alternativo, se presenta el innovador Museo de la prostitución. Como no podía ser de otra manera, el museo está ubicado en el corazón del barrio rojo de Amsterdam. El museo de la prostitución busca explicar a los visitantes qué se esconde tras las ventanas del barrio rojo. Mientras otras iniciativas parecidas, aunque no de esta envergadura, se han venido centrando en el desempeño sexual en sí mismo, el Museo de la prostitución de Amsterdan busca un enfoque donde los protagonistas son los trabajadores del sexo.

En Holanda la prostitución fue legalizada en el año 2000. Actualmente, sólo en Amsterdam, se estima que son 7.000 las personas que se ganan la vida con la prostitución. El 75% de las cuales provienen de países empobrecidos, especialmente de la Europa del Este. Amsterdam cuenta con 409 ventanas donde cualquier mujer que pueda pagar en torno a los 150 euros diarios podrá ofrecer sus servicios a unos clientes que promedian 10 minutos de duración en su encuentro sexual.

La visión que pretende dar el «Red Light Secrets», nombre con el que se ha bautizado al Museo de la Prostitución de Amsterdam pretende ser cercana y trata de buscar la empatía de los visitantes con aquellas personas que trabajan en la prostitución y que, en la mayoría de los casos, llegan a realizar jornadas laborales de 11 horas diarias con apenas un día de descanso a la semana, siempre en el caso de que se lo puedan permitir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.