La elección libre de ejercer la prostitución

La prostitución puede ser una lección libre

Si acudimos al diccionario de la Real Academia de la Lengua para buscar el significado del término ”prostitución” nos encontraremos con que lo define como la actividad a la que se dedica quien mantiene relaciones sexuales con otras personas, a cambio de dinero. Parece correcto, aunque puede que incompleto. Por extensión creo que podemos hacer más exacta la definición de prostitución si, en lugar de dinero, nos decidimos a incluir otro tipo de bienes o servicios. A cambio de un piso. A cambio de regalos lujosos. A cambio de una posición social. A cambio de un trabajo estable.

La prostitución puede ser una lección libre
La prostitución puede ser una lección libre

Por supuesto que la prostitución no es exclusiva de ningún sexo en concreto. La prostitución, ahora y a lo largo de la Historia, se ha practicado tanto por hombres como por mujeres. Por supuesto que la prostitución también cuenta con todas las orientaciones sexuales posibles. Simplifiquemos diciendo que existe prostitución heterosexual como existe prostitución homosexual.

Dejando a un lado las dobles morales propias, en general, de la gran influencia que las diferentes religiones han ejercido sobre la sociedad civil, podemos asegurar que la estigmatización que el mundo de la prostitución ha venido sufriendo, tradicionalmente ,se debe a la equivocada relación que se ha establecido entre prostitución y explotación. Por supuesto que dentro del mundo de la prostitución se dan casos de explotación que se deben perseguir y erradicar. De la misma manera que se deben perseguir y erradicar cualquier tipo de abuso y explotación en cualquier otro ámbito de la sociedad. Lamentablemente, también existe, por ejemplo, explotación en determinados ámbitos del mundo laboral y a nadie le ha dado por decir que hay que acabar con el trabajo.

El problema no está en la actividad, está en la explotación que se pueda hacer de las personas con la excusa de esta actividad. En el mundo existen cientos de miles de personas que, de forma voluntaria, se han decidido a ejercer la prostitución como forma de vida. Gestionan su propia elección sin haber sufrido ni intimidación ni explotación de ningún tipo. Ese tipo de prostitución, la que nace desde la elección individual, no sólo debería ser totalmente aceptable sino que, además, debería contar con un maco legislativo que la regulara tal y como ya sucede en los países más avanzados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.