Intervención en la «próstata femenina»

Una inyección en la próstata femenina puede solucionar muchos problemas de disfunción sexual

A pesar del interés creciente, la medicina todavía está haciendo verdaderos esfuerzos para ayudar a las mujeres que sufren algún tipo de disfunción sexual. Una sencilla intervención en la denominada «próstata femenina» es el último avance médico en este sentido Como ya sabemos, en términos generales, hay dos tipos de orgasmo, el orgasmo del clítoris, sin duda el más asequible, y el orgasmo vaginal, más difícil pero más intenso. Esto último se debe principalmente a la estimulación del punto G, o más bien, a la «próstata femenina».

Una inyección en la próstata femenina puede solucionar muchos problemas de disfunción sexual
Una inyección en la próstata femenina puede solucionar muchos problemas de disfunción sexual

La «próstata femenina» fue mencionada en un escrito científico  por primera en el siglo XVII, cuando De Graaf lo describió como «el tejido glandular alrededor de la uretra, que libera una mucosidad líquida y hace a la mujer más deseable por su olor acre y salado». En 1999 Milan Zaviavic tras realizar 200 autopsias, confirma que hay un tejido glandular periuretral en el 80% de las mujeres y cuyo marcador es el PSA, es decir, el mismo que para la próstata masculina. Cuando disminuye  la fabricación de hormonas femeninas, este tejido se encoge y, con el tiempo, la respuesta sexual disminuye. Para remediar esto, varios médicos tuvieron la idea de hacer este órgano algo más grande.

La causa de los problemas en las mujeres víctimas de trastornos sexuales, tales como dificultades orgásmicas o pérdida de la libido, podría ser la atrofia de la próstata. Para hacer frente a esta situación, algunos médicos se han planteado hacer más grande esta zona mediante la inyección de una serie de productos.

Ampliamente utilizado en medicina estética y, más recientemente, contra la incontinencia femenina, el  ácido hialurónico puede inyectarse fácilmente a través de la mucosa, en el área alrededor de la uretra eréctil bajo anestesia local. La mujer tendrá que tomar una serie de precauciones para garantizar el nivel de higiene. Esta operación no dura más de unos quince minutos.

El ácido hialurónico tiene una vida limitada y, por lo tanto, no está destinado a durar de por vida. La idea de este tratamiento es que la mujer afectada tenga la ocasión de volver a descubrir su cuerpo. Que pueda reactivar la sensibilidad del punto G femenino. Muchos todavía no conocen el orgasmo vaginal, esta sencilla intervención, puede hacer que despierten sensaciones dormidas durante largo tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.