El problema de la eyaculación retrasada

La eyaculación retardada es un problema en algunos hombres

La eyaculación retrasada, cuando sucede en exceso, también puede suponer un problema que impida el disfrute sexual del varón. La eyaculación retrasada es una situación en la que un hombre, a pesar de tener una estimulación sexual normal, tarda mucho tiempo para eyacular o, incluso, no llega a hacerlo. Este problema no tiene nada que ver con la dificultad de erección. En terminología médica, este suceso se conoce como aneyaculación.  La eyaculación retrasada es el fenómeno opuesto a la eyaculación precoz y se puede originar por varias razones.

La eyaculación retardada es un problema en algunos hombres
La eyaculación retardada es un problema en algunos hombres

Una de las causas puede estar relacionado con problemas físicos. Los nervios que controlan la eyaculación  pueden haber sido dañados por cualquier causa física, ya sea un accidente, una cirugía o una enfermedad.  Resulta relativamente frecuente que esto suceda entre los hombres que se sometieron a cirugía de próstata, también entre enfermos crónicos de diabetes cuando existen complicaciones en los nervios llamadas neuropatía diabética.

El origen también puede situarse, en algunos casos, en problemas psicológicos. Las patologías depresivas o que provocan ansiedad, a menudo influyen en los hombres que las padecen y terminan degenerando en problemas sexuales como la eyaculación retrasada. El estrés, en sí mismo, independientemente de la causa, también puede ser el origen de naturaleza psicológica de este tipo de problema.

La ingesta de determinados medicamentos o drogas también puede ser el origen de los probas de eyaculación retardada. Muchos antidepresivos tienen este efecto secundario. Esto es aún más importante en las personas deprimidas que ya están sufriendo este problema. Algunos medicamentos contra la hipertensión, incluyendo diuréticos, también pueden causar este problema. El cannabis y el alcohol también pueden inferir este problema.

Se puede dar el curioso caso en el que se desencadene un terrible círculo vicioso. El miedo a no ser capaz de disfrutar generará estrés y ansiedad, mientras que el estrés y la ansiedad van a acentuar el problema. Esto puede conducir a la evitación de las relaciones sexuales.

El tratamiento dependerá, obviamente, de las causas de la eyaculación retrasada. La psicoterapia suele ser muy efectiva siempre que los problemas físicos no existan, en cuyo caso habría que buscar la solución más adecuada. Si los medicamentos son los responsables, lo lógico es hablar con el médico que nos ha prescrito el tratamiento para ver si podemos buscar alguna alternativa válida que nos evite el problema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.