La infidelidad y el tamaño de los testículos

La infidelidad y los testículos

Que el tamaño de los testículos de un hombre guarde alguna relación con la cantidad de esperma producido puede resultar hasta lógico. A esta conclusión ha llegado un grupo de científicos del departamento de biología de la prestigiosa Universidad de Oslo. Pero las conclusiones de su estudio no han acabado ahí. Resulta que también han relacionado el tamaño de los testículos con la infidelidad del hombre. Pero lo que resulta más sorprendente aún, el tamaño de los testículos del varón también influye en la infidelidad de las mujeres. El estudio completo ha sido publicado en The Telegraph. Al final todo va ser una cuestión de huevos.

La infidelidad y los testículos
La infidelidad y los testículos

El trabajo, en realidad, se ha llevado a cabo observando el comportamiento de una grupo de primates. Es evidente que en el mundo animal no podemos hablar de infidelidades, pero sí de promiscuidad. Tan to en machos como en hembras. La investigación dirigida por el profesor Petter Bockman determina que los primates con los testículos de mayor tamaño eran mucho más promiscuos que los de un tamaño más discreto.

Parece que un primate  macho con los testículos grandes cuenta con una mayor capacidad para fabricar espermatozoides y, por lo tanto, tiene una motivación especial para difndir su abundamnte esperma entre todas las hembras que pueda. Eso justificaría la necesidad del maho por ser promíscuo pero ¿de dónde viene la promiscuidad de la hombra y su relación con el tamaño testicular del macho? Parece que las primates hembras buscaban a aquellos con testículos mayores para buscar mayores posibilidades de procración y, por tanto, de perpetuar la especie pero, por otro, mayores atenciones en aquellos con los testículos de menor tamaño y, por tanto, con más posibilidades de fidelidad.

Y parece que todos estos comportamientos salvajes son completamente extrapolables a la especie humana. La verdad es que tampoco es tan sorprendente. Una vez más, la naturaleza nos coloca en nuetro sitio junto a los comportamientos más primarios y relacionando lo que considerábamos una de nuestras elecciones vitales más importantes y significativas con algo tan simple como el tamaño de los testículos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.