El mundo del porno

Porno

El mundo del porno hace tiempo que está totalmente asentado y normalizado en nuestra sociedad. Atrás quedaron los ochenta, años en los que, en nuestro país, salió de la clandestinidad para hacerse un hueco en la realidad social, cultural y sexual del país. Los principios fueron duros divido, principalmente, a la gran represión de la que se venía en este y en otros muchos ámbitos pero, el camino hacia la normalización, afortunadamente, hace tiempo que se culminó con éxito. El porno es un producto sexual de consumo al alcance de aquél que quiera acercarse a él y, por supuesto, no supone ninguna amenaza para los que no quieran conocerlo.

Porno
Porno

Cuando hablamos de porno, contra lo que pueda pensarse, no estamos hablando de un género único que cuente con una base homogénea de contenidos. Muy al contrario, la pornografía es un mundo absolutamente heterogéneo donde el objetivo último, buscar la excitación sexual del consumidor, se puede  buscar por muy diferentes caminos. Existen tantas variedades en el mundo de la pornografía como gustos diferentes. Cada persona, en el terreno de los gustos sexuales, es un mundo y la pornografía trata de sumergirse en el mundo sexual de cada individuo. De ahí su extraordinaria variedad.

En el mundo del porno, el softcore es, sin duda, el más veterano de los subgéneros. Se trata de un tipo de manifestación sexual en el que no se muestran los órganos sexuales de forma explícita. El origen de esta corriente está en las primeras revistas calificadas como pornográficas que, sin embargo, contra lo que hoy es común, no mostraban en toda su amplitud las escenas sexuales. Se trataba de ocultar los genitales aunque sí se mostraban otras partes del cuerpo como los pechos de la mujer o el torso y el culo de los hombres. Actualmente, este género está muy presente en el cine y en la publicidad.

El siguiente subgénero es el mediumcore. Los actores y actrices sí que exhiben sus cuerpos desnudos mostrando sus genitales pero no existe encuentros sexuales. Se ven vaginas y penes pero no penetraciones o felaciones. Un gran número de conocidísimas revistas a nivel nacional e internacional aún siguen utilizando en sus páginas este tipo de porno.

Sin embargo, cuando hablamos de porno, todos tenemos en la cabes el hardcore. Se trata del actual porno convencional, donde podemos deleitarnos con una gran variedad de formas de penetración así como felaciones, cunnilingus y un gran número de prácticas sexuales de forma completamente explícita.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.