La práctica del sexo oral

Sexo oral

El sexo oral ha sido una práctica tradicionalmente perseguida por las sociedades más conservadoras. Desde la Edad Media y hasta el siglo XX ha sido considerado una perversión en absoluto bien vista por la sociedad. Afortunadamente hacer tiempo que esto dejó de ser así y la situación se fue normalizando poco a poco hasta la situación actual, en la que el sexo oral es una práctica sexual muy extendida y fundamental para casi cualquier tipo de relación sexual sana y placentera.

Sexo oral
Sexo oral

Antes de la Edad Media el sexo oral estaba muy presente en deferentes tipos  de sociedades. Civilizaciones como la griega o la egipcia, por poner un par de ejemplos, convivían con absoluta normalidad con este tipo de juegos sexuales. Prueba de que en la antigüedad tenía mucha presencia es el hecho de que toda una sección del archifamoso Kamasutra esta dedicado, en exclusiva, al sexo oral.

El sexo oral femenino es también denominado cunnilingus y consiste en lamer el sexo de la mujer. La fricción de la lengua con la vulva, el clítoris y la entrada de la vagina es una experiencia altamente gratificante para ellas. Dentro del cunnilingus también resulta habitual la penetración de la vagina con la lengua.

El sexo oral masculino es la práctica conocida como gelación. Consiste en la introducción del pene en la boca de la pareja para que con labios, carrillos y lengua buscar su estimulación. Las caricias, lamidas y chupadas son las técnicas más habituales en el desarrollo de esta técnica.

La gran mayoría de las parejas sexuales utilizan de manera regular y frecuente el sexo oral en sus encuentros sexuales. Se puede utilizar como parte previa al coito, como sustituto del coito o, incluso, después del coito para reactivar la situación y retomar los juegos sexuales.

A la hora de realizar sexo oral, aunque no exista contacto entre el pene y la vagina, es posible el contagio de enfermedades de transmisión sexual, por lo que es imprescindible el uso de un protector como, por ejemplo, el preservativo, tanto en el caso del sexo oral masculino como en el del femenino. Sólo con la debida protección estamos a salvo de un posible contagio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.