La excitación del clítoris

La erección del clítoris

Sabemos que el clítoris es una pieza fundamental para conseguir el orgasmo femenino, pero… ¿también puede llegar a tener erecciones? La respuesta es clara: sí. El clítoris puede endurecerse del mismo modo en que lo hace un pene. Cuando lo estimulamos convenientemente podemos notar que se hincha y se endurece.

La erección del clítoris
La erección del clítoris

Aunque el tamaño del clítoris varía dependiendo de cada mujer, su estructura es la misma en todas. Se compone de un tronco y una especie de cilindro que llega hasta el hueso del pubis y allí se divide en dos partes que se sitúan en los bordes de la vagina. Todas las partes que conforman el clítoris son extremadamente sensibles.

La explicación a estas erecciones es muy sencilla. Al igual que el pene, el clítoris está formado por un glande, con una parte visible situada en la parte anterior de los labios menores. En esta zona podemos encontrar hasta el triple de corpúsculos de Krause (receptores de las sensaciones de placer) que en el glande de un hombre. Por lo tanto, el mecanismo de erección de un clítoris es idéntico al de un pene. Los cuerpos cavernosos que lo forman, se llenan de sangre al ser estimulados y, de esta forma, se hincha y se vuelve turgente. Las paredes de la vagina también se hinchan gracias a la información que reciben de las raíces del clítoris.

Las principales diferencias con la erección de un pene son su visibilidad y su rigidez. La erección del clítoris es apenas visible y, al contrario que en el hombre, su falta de rigidez no afecta a los niveles de placer.

Podemos conseguir estas erecciones de varias formas: desde la estimulación directa (con caricias, besos, juguetes…) hasta con la imaginación y con fantasías.

Al contrario que en los hombres, en los que la eyaculación es el objetivo que se persigue con la erección, es muy raro que en las mujeres se produzca esta eyaculación. La erección del clítoris tiene como objetivo llegar al orgasmo. Es la puerta a los orgasmos múltiples. Mientras que los hombres después de eyacular, necesitan un tiempo de recuperación, las mujeres pueden tener una erección detrás de otra y multiplicar sus momentos de placer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.