La eyaculación facial

Eyaculación facial

Parece que la eyaculación facial está de moda. Para variar en nuestra vida sexual, cada uno tiene sus propios rituales. Entre estos rituales, la eyaculación facial, una fantasía esencialmente masculina. Un gran número de hombres sueñan derramar su líquido sobre las mejillas de su chica. Pero muchas mujeres se niegan a aceptar esta práctica.

Eyaculación facial
Eyaculación facial


La eyaculación facial consiste en que el chico eyacule sobre la cara de su pareja. Algunos van más allá, y eyaculan en la boca. Vamos,  lo que viene siendo la eyaculación oral de toda la vida. La idea de tener el esperma sobre la cara o en la boca, es considerado como algo sucio o degradante para algunas mujeres. Además, el semen es pegajoso y su sabor no siempre es agradable.

Si te encuentra con una mujer que ponga pegas a la eyaculación facial, ¿cómo puedes convencerla para que lo acepte? Lo primero que hay que hacer es tranquilizarla. Déjale claras tus intenciones. De hecho, la eyaculación facial es más a menudo vista como un signo de la dominación masculina sobre las mujeres. Por lo tanto, depende de ti tranquilizarla, explícale que se trata de una fantasía que te encantaría cumplirla con ella. Por lo tanto, es importante que tu pareja se siente como la fuente de tu placer en lugar de sentirse usada como un accesorio para satisfacer tu orgullo masculino. Si llegas a despertar este sentimiento en ella, entonces puedes contar con su plena disponibilidad.

Tienes que entender sus temores. Si quieres disfrutar plenamente de la eyaculación facial, tienes que disipar sus temores hacia esta práctica. El esperma es capaz de transmitir enfermedades de transmisión sexual a través de la piel seca, una mucosa sensible, es decir, los ojos, los labios o la boca. Así que es bueno que exista una cierta confianza entre la pareja.

Esta practica puede ser o muy excitante o muy desagradable. Si la chica aprecia ser dominada durante el sexo la tarea es fácil, si no es el caso, habrá que convencerla de que se trata de solo un juego, lo importante es no precipitarse y dar el tiempo suficiente para que se atreva a dar el paso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *