La virilidad y la alimentación

Virilidad y alimentación

La virilidad no es siempre invariable en un hombre. No hay varón que se haya librado de una época en su vida, más o menos amplia, en la que su libido haya decaído de forma significativa. Esta situación se puede dar por un gran número de diferentes causas. Desde la ansiedad o el estrés provocados por los problemas laborales, familiares o, simplemente, por el día a día, hasta otras circunstancias relacionadas con problemas físicos que influyen en la salud y en la sexualidad. El caso es que los descensos en la virilidad son habituales entre los hombres.

Virilidad y alimentación
Virilidad y alimentación

Cuando esto sucede, es decir, cuando la ausencia de libido o su descenso importante hace su aparición, es conveniente localizar el origen del problema cuanto antes. Sólo de esta manera podremos poner en marcha un plan de choque eficaz que nos permita reponernos a la mayor brevedad. Los problemas de virilidad se tratarán de diferente manera según cual sea el motivo que los originó. De ahí la importancia de encontrar el verdadero origen.

Dentro de las causas más comunes que acaban provocando un descenso en la virilidad está la alimentación no adecuada. Una alimentación sana y equilibrada facilita una buena erección y buen rendimiento físico a la hora de enfrentarnos al sexo. Por el contrario, ser descuidados con la forma de alimentarnos, por ejemplo abusando de grasas saturadas, tiene el efecto contrario en el organismo. la forma de prevenir los problemas que se originan por esta circunstancia son muy sencillos de poner en marcha. Basta con asesorarnos para alimentarnos de una forma sana y, si es posible, acompañar nuestra alimentación con algo de ejercicio diario.

Pero además de que nuestra dieta sea sana, hemos de tener un especial cuidado de que no falten en ella algunas cosas vitales para la correcta actividad sexual. Por ejemplo la vitamina B3 es fundamental para el correcto funcionamiento de nuestras hormonas sexuales. los niveles de testosterona, por ejemplo, se ven afectados por la presencia de determinados minerales como el magnesio o el zinc, por lo que la virilidad mejora muy significativamente con su presencia en nuestro organismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.