Los besos y sus curiosidades

Besos

Los besos son parte de cualquier relación sexual que se precie. Eso no escapa a ningún observador. Aunque tengan presencia en otros ámbitos de nuestra vida, aquí vamos a olvidarnos por un momento de los besos en la frente o los besos de la abuela para centrarnos en los besos con lengua llenos de pasión y de deseo sexual. En aquellos que nos trasladan a un mundo de sensaciones eróticas indescriptibles. En realidad los besos son un verdadero misterio. Además de la raza humana sólo otras dos especies animales son capaces de utilizarlos, los chimpancés y los bonobos y, también ellos, lo hacen durante sus encuentros sexuales.

Besos
Besos

Pero detrás de los besos se esconden un montón de circunstancias que suelen ser más que beneficiosas para nuestro desarrollo físico, afectivo y sexual. Por su importancia en nuestra sexualidad, vamos a hacer un recorrido por algunas de las curiosidades que se encuentran detrás de ellos.

Los besos son capaces de estimular zonas del cerebro que guardan relación directa con la satisfacción. Tal vez se originen en la felicidad absoluta que para el bebé supone la succión durante la lactancia materna. dado que los labios están plagados de nervios que estimulan una gran cantidad de cerebro son capaces de activar la producción de dopamina, para regular el deseo sexual, así como los de serotonina y las endocrinas que se encargan de estimular nuestro estado anímico.

El beso francés, el más apasionado de todos, el que las parejas llevan a cabo entrelazando sus lenguas, comenzó a recibir este nombre en Estados Unidos después de la Segunda Guerra Mundial. Los soldados estadounidenses combatientes en el conflicto armado pudieron comprobar cómo eran los besos más apasionados en el continente europeo y lo importaron, con nombre incluido, a suplís.

Antes de ponernos con una buena sesión de besos es conveniente dar un repaso a la frescura de nuestro aliento, si no está al nivel podemos refrescarlo con algún producto destinado a este fin. La higiene bucal es imprescindible para que el intercambio de saliva sea una actividad agradable y que, de manera inevitable, nos conduzca a explorar territorios sexuales mucho más profundos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.