Cómo preparar un desayuno romántico en casa

El desayuno es, posiblemente, la comida más importante del día. Pero podemos hacer que sea aún más especial si le añadimos un toque de romanticismo. Os vamos a dar algunos consejos para que sepáis cómo preparar un desayuno romántico en casa.

Dependiendo de vuestros gustos, podéis hacerlo en la cama o en algún rincón especial de la casa. Si disponéis de terraza, también es una buena opción cuando llega el buen tiempo. Es importante cuidar cada detalle y elegir un día en el que podamos disfrutarlo sin prisas.

desayuno romántico

– Presentación. Tanto si va a ser en la cama como en una mesa, es muy importante cuidar la presentación. Puedes utilizar unas servilletas a juego con el mantel y ponerlas en un bonito servilletero o utilizar una vajilla especial. No te olvides de poner siempre algún detalle decorativo que sea romántico, como unas flores, unas velas o un peluche.

– Menú. Esto, obviamente, va en gustos, pero debemos evitar lo de “cada mañana”. Procura que los productos sean variados y que las cantidades no sean grandes. Es mejor poner una bandeja con una selección de bollería mini, que un bizcocho grande para compartir.

– Las porciones. Es importante que sean pequeñas para que la presentación sea más coqueta. Tenlo en cuenta a la hora de incluir la mermelada, la mantequilla o la miel. Cada una con su correspondiente cubierto.

– Los sabores. Puedes combinar sabores salados con dulces. Pasar de unos huevos revueltos o un plato de jamón serrano a unas tortitas con sirope o unas deliciosas crepes.

– Fruta. No te debes olvidar de ella en tu desayuno romántico. Una macedonia de fruta natural es una buena elección. También puedes incluir algo tan romántico como unas fresas espolvoreadas con azúcar o con nata (si el desayuno pasa de romántico a pasional, la nata os puede resultar muy útil). Otra opción, son los cereales, que puedes combinar con leche o con yogur.

– Las bebidas. Aunque la bebida sea la misma de todos los días, puedes hacer que sea especial. Si tu pareja toma café, se lo puedes sustituir por otro, con moka, con leche condensada, capuchino… para que tenga un aroma diferente. Si es más de té, también tienes multitud de opciones (rojo, verde, con limón…) para darle otra intensidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.