Consejos para controlar la eyaculación

Eyaculación

Controlar la eyaculación puede resultar fundamental. Si queremos tener un vida sexual plena, lo primero que debemos hacer es conocer nuestro cuerpo, saber cómo reacciona ante los estímulos sexuales y cómo funciona durante las relaciones sexuales. Por eso, si queremos que el sexo sea plenamente satisfactorio, es muy importante saber controlar la eyaculación.

Eyaculación
Eyaculación

Cuando nos encontramos en el momento de mayor excitación, se produce lo que conocemos como “inminencia eyaculatoria”. Se podría decir que el semen se encuentra en un punto intermedio entre dos puertas cerradas, una le llevaría hasta la vejiga y la otra, a través de la uretra, lo enviaría al exterior. En ese instante, que apenas dura unos breves segundos, notamos que vamos a eyacular, pero todavía es posible evitarlo. Se trata de conocer esas sensaciones de inminencia, para aplicar en ese instante las técnicas que nos ayuden a retrasar la eyaculación.

Está muy extendida la idea de que pensar en cosas que no nos exciten nos ayuda con ese control, pero no es recomendable ya que no resulta eficaz. Otra técnica muy conocida es la de parada-arranque que consiste en interrumpir la estimulación física durante unos segundos cuando notamos esa inminencia eyaculatoria. Con la práctica conseguiremos ir disminuyendo el ritmo sin tener que parar. Pero si quieres tener un mayor control de tu eyaculación puedes seguir estos consejos.

– Fortalecer el suelo pélvico. Muchas veces, la debilidad de los músculos que forman el suelo pélvico, no nos permite tener un buen control de la eyaculación. La incontinencia urinaria es un síntoma de esta debilidad y se suele dar, sobre todo, en personas mayores o en aquellos hombres que han sido sometidos a operaciones de la próstata. Realizar ejercicios que nos ayuden a fortalecer esos músculos es una gran ayuda. Aunque no es la solución si la falta de control no está producida por esas debilidad muscular.

– Control de la ansiedad. Para disminuir la ansiedad que nos puede producir tener relaciones sexuales, podemos utilizar técnicas de control de la respiración o de relajación. Es necesario practicar mucho para no perder la concentración  y estar pendiente de la respiración y de la estimulación sexual al mismo tiempo.

– Lubricantes retardantes. Existen lubricantes que tienen un leve efecto anestésico que ayudan a que la eyaculación se retrase un poco. Deben usarse con moderación porque podemos conseguir el efecto contrario y perder la erección. También debemos de tener cuidado de que no entre en contacto con la vagina, para evitar que sea ella la que pierda la sensibilidad.

– Preservativos retardantes. Es un tipo de preservativo más grueso para que tengamos menos sensibilidad y vienen recubiertos por un lubricante retardante.

– Cambiar de postura. Descubre cuáles son las posturas que más te excitan y empieza a controlar tu eyaculación en las que menos excitación te producen para ir subiendo en intensidad. De esta forma te será más fácil ir controlando el momento de la eyaculación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.