Consejos para superar una separación

Hay veces que nos cuesta aceptarlo porque nos resulta demasiado doloroso, pero hay ocasiones en las que una relación llega a un punto de no retorno y necesitamos plantearnos una separación. Es una etapa muy compleja que conlleva un proceso de duelo y puede resultarnos muy difícil superar una separación. Hablamos de relaciones en las que hay un respeto y cierto cariño hacia la pareja, no de cuando se trata de separaciones producidas por infidelidades o problemas más graves.

superar una separación

Cuando en una relación se acaba el amor, la separación es la mejor forma de conseguir que desparezca la negatividad que eso conlleva y volver a tener la oportunidad de ser felices, bien con otra persona o en soledad. De todos modos, debemos pensar que esta separación no es algo mágico. Independientemente de quién de los dos haya decidido poner fin a la relación, superarlo siempre es algo que resulta muy complicado.

Lo primero que debemos hacer es asumir que lo que nos está ocurriendo es normal. En esta etapa podemos tener sensaciones de rencor, confusión o, incluso, depresión, pero debemos tener claro que es una situación pasajera y que hay que mirar hacia adelante con ilusión. Nuestra vida va a dar un giro importante, pero debemos saber que este cambio nos va a servir para salir con más experiencia y con fuerzas para volver a emprender nuevos proyectos.

Seguramente, lo que más se busca en ese momento es la soledad y el aislamiento. Sin embargo, es ahora cuando más vas a necesitar el apoyo de tu familia y de tus amigos. En caso de tener hijos, no debes trasladarles tus “problemas” porque estarán en la misma situación que tú. Al contrario, debéis aclararles que, en ningún caso, son los responsables de esa separación y mostrarles todo vuestro apoyo.

Tampoco sirve de nada sentirse culpable y mortificarse por los posibles errores cometidos. Hay que pensar sobre ello, pero con vistas a no volver a repetirlos.

Se calcula que en tiempo que se tarda en superar una separación suele oscilar entre 18 meses y 4 años. Tómate todo el tiempo que sea necesario y no comiences una nueva relación hasta tener superada esta ruptura, pero si ves que no consigues superarlo, no dudes en buscar la ayuda de un experto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *