Aromaterapia. Algunos consejos

A través del sentido del olfato nos llegan infinidad de estímulos al cerebro, la mayoría de ellos sin que nos demos cuenta. Muchos de esos aromas consiguen potenciar nuestra sensualidad hasta límites muy altos. Desde tiempos muy antiguos se han utilizado los olores para conseguir reacciones tanto físicas como psíquicas haciendo que podamos evocar recuerdos o para provocar sensaciones relajantes y estimulantes. Es lo que actualmente conocemos como aromaterapia.

aromaterapia

La base principal de la aromaterapia son los aceites esenciales. Estos, son extraídos de plantas, hierbas, frutas, flores o árboles (raíz, corteza, hojas) y contienen las características y principios activos de cada una de ellas. En algunos casos se trata de propiedades relajantes, otras sirven para mejorar el riego sanguíneo y hay algunas que son capaces de despertar nuestra libido dejando al descubierto nuestro lado más sensual.

Para lograr el ambiente ideal para una noche de pasión necesitamos varios ingredientes: una música agradable, unas luces tenues, una cena romántica y una fragancia que nos haga sentir a relajados y que poco a poco nos haga sentirnos más y más atraídos el uno por el otro. Un olor que va actuando sobre el subconsciente, estimulando nuestro cerebro y provocando sensaciones intensas y difíciles de controlar.

Sin embargo, debemos utilizar estos aceites esenciales con cuidado. Hay que tener en cuenta que son concentrados naturales muy fuertes, por lo que con el uso de unas pocas gotas es suficiente y deberemos aplicarlos con precaución para que la velada sea inolvidable.

Lo primero que debes hacer es elegir tu aroma preferido. Después, puedes utilizar velas que vengan con el olor incorporado, velas neutras a las que les aplicas unas gotas del aceite esencial, unos saquitos de tela impregnados con unas gotas de ese aroma o un quemador.

Nunca los utilices directamente sobre la piel. Si quieres disfrutar de un masaje relajante como paso previo para una noche de pasión, diluye estos aromas en un aceite base (de almendra o de oliva) o en una crema hidratante neutra. También puedes preparar un relajante baño de espuma al que le añadirás unas gotas del aceite esencial para conseguir que se vuelva más afrodisíaco.

Compra siempre estos productos en tiendas de confianza para tener la certeza de que son puros y naturales. Los puedes encontrar en forma de velas, jabones, cremas, o varitas para quemar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.