Celos y autoestima

Cuando comenzamos una relación, es normal que podamos tener algún episodio de celos moderados. Todavía no tenemos una certeza total sobre los sentimientos de la persona con la que hemos comenzado esa relación y nos sentimos inseguros. Sin embargo, según van pasando los días y la relación se va consolidando, nuestra confianza va en aumento y, esos celos suelen desaparecer.

celos

Pero esto no siempre es así. Hay ocasiones en las que esos celos no sólo no desaparecen sino que además van en aumento. Esto lo que nos indica es que, tras esos celos, existe un problema de autoestima y de inseguridad que debe ser tratado rápidamente porque, además de ser perjudicial para la salud emocional de la persona que los padece, puede crear un serio problema dentro de la pareja.

Una relación de pareja debe estar basada en la confianza, en la comprensión, en la tolerancia y en el respeto a la intimidad del otro. Una persona celosa manifiesta continuamente su desconfianza y su posesividad, enturbiando la relación y haciendo que esta fracase.

Hurgar entre sus cosas, espiar sus mensajes y las llamadas de su móvil, tener que saber en dónde se encuentra en cada momento, no soportar que disfrute con sus amigos… son algunos síntomas que indican que esos celos han pasado de ser algo normal a ser enfermizos. Una obsesión que va a terminar por dañar nuestra relación.

Las personas que tienen más probabilidades de ser celosas, son aquellas que son dependientes, inseguras, que no tienen mucha confianza en sí mismas y que poseen una baja autoestima. Necesitan constantemente pruebas de amor para compensar esa falta de aprecio que siente por ellas mismas.

Es muy importante ser conscientes de que tenemos un problema y admitirlo si queremos superar esos celos insanos. El siguiente paso será reforzar nuestra autoestima. Estos son algunos consejos:

– Si tu pareja te ha elegido a ti, será por algo. Está bien reconocer que tenemos defectos y puntos débiles, pero también tenemos que saber descubrir nuestras virtudes, que seguro que también las tenemos.

– Recupera tu vida. A veces, nos centramos demasiado en una relación y perdemos de vista algunas de nuestras necesidades personales. Puedes salir de vez en cuando a tomar algo con un amigo, ir al cine, quedar con antiguos compañeros del trabajo o del colegio… Es totalmente compatible con tener pareja y, además, son experiencias muy enriquecedoras.

– Dosifica tus objetivos. Está bien tener metas y tratar de conseguirlas, pero si lo hacemos de forma desordenada o queriendo hacerlas todas a la vez, es posible que no cumplamos ninguna y eso nos cree frustración.

– Comunica tus sentimientos. Es positivo que nuestra pareja sepa que, en ciertos momentos y ante ciertas actitudes, hemos sentido celos. Servirá para que nos aclare las dudas que podamos tener al respecto. Eso sí, siempre de forma cordial.

Si se diera el caso de que, por mucho esfuerzo e interés que pongas, no consigues superar esos celos, debes acudir a un terapeuta para que te pueda ayudar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.