Consejos para disfrutar del sexo en verano

Aunque pueda parecer que lo que consigue el asfixiante calor que padecemos durante los meses de verano, es bajar nuestros deseos sexuales, nada más lejos de la realidad. En estas fechas, nos encontramos más predispuestos a la seducción y al sexo. Gracias al efecto de los rayos de sol nuestros niveles de testosterona se encuentran más elevados, y la serotonina y las endorfinas, que son las hormonas del placer, también están a pleno rendimiento. Por eso, os vamos a dar algunos consejos para que podáis disfrutar del sexo en verano.

sexo en verano

– Hazlo en el mar.

Es una de las fantasías sexuales de muchas personas, hacer el amor en una playa paradisíaca. Sin embargo, no es necesario que nos vayamos hasta el Caribe para hacerla realidad, cualquier playa de nuestra costa nos sirve igual. Eso sí, hay que tratar de que sea una zona lo menos concurrida posible, si puede ser una cala apartada, mejor. Cuantas menos personas haya mirando, más lo podremos disfrutar.

Como todo, tener sexo en el mar tiene sus ventajas y sus inconvenientes. Lo bueno es que en el agua pesamos menos por lo que podremos maniobrar mejor con nuestra pareja y hacer posturas que en la cama son más complicadas. Lo malo son las olas. Si son muy fuertes nos impedirán mantener la posición. Tampoco vamos a poder utilizar un preservativo, por lo que no es recomendable si no se tiene pareja habitual o no se utilizan otro tipo de anticonceptivos.

– Juega con hielo.

Es otra forma de hacer que suba nuestra temperatura. En los preliminares podemos recorrer con un trozo de hielo las partes erógenas de nuestra pareja y que ella recorra las nuestras. También resulta muy excitante coger un trozo de hielo (o helado) con la boca y pasárselo a nuestra pareja. Procura que los cubitos no estén demasiado congelados, ya que podrían quemaros la piel. También debéis evitar pasarlos por los genitales.

– Date una ducha fría.

El objetivo de esta ducha no es precisamente para que nos baje el calentón, sino todo lo contrario. Darte una ducha fresquita con tu pareja mientras os enjabonáis y sentís como cae el agua por vuestros cuerpos puede ser muy excitante. Podéis hacer el amor dentro de la ducha siempre que toméis las medidas de seguridad necesarias. Si no os veis capaces, lo podéis utilizar como calentamiento y terminar haciéndolo en la cama o en otro lugar más seguro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.