Construir una sexualidad saludable

Sexualidad saludable

Construir una sexualidad saludable es algo que se va construyendo durante el transcurso de toda nuestra vida. Es obvio que el ser humano es, desde su nacimiento, un ser sexual. Por lo tanto, todos los aspectos relacionados con la sexualidad humana y sus diferentes expresiones, están presentes en nosotros en todo momento y se les vamos dando forma con la administración que de ellos hacemos en su interacción con las vivencias que vamos teniendo y con las decisiones que debemos ir tomando en el día a día. La manera en que gestionemos todo esto es lo que va a permitir o no que llevemos a tener una sexualidad saludable.

Sexualidad saludable
Sexualidad saludable

Es evidente que la construcción de una sexualidad saludable comienza en el propio individuo e implica, por ejemplo, tener un conocimiento extenso sobre las propias necesidades y deseos, además de saber expresarlos de forma clara. En general, resulta más fácil tener conocimiento sobre nuestros gustos y deseos y facilidad para comunicarlos en cualquier otro ámbito del comportamiento humano diferente a la sexualidad. Aún estamos lastrados por un montón de prejuicios relacionados con el sexo que no ayudan en absoluto. En cualquier caso, hemos de entender su importancia. Si no somos capaces de localizar nuestros deseos y comunicarlos con claridad, ¿cómo vamos a ser capaces de conseguir que otra persona satisfaga nuestras necesidades y deseos?

Otra cuestión fundamental cuando de construir una sexualidad saludable se trata es cuidar de la mejor manera posible nuestro cuerpo, nuestra mente y nuestras emociones. Una alimentación saludable, una correcta higiene y un tratamiento preventivo adecuado de las enfermedades, por ejemplo, son algunas de las cuestiones básicas a tener en cuenta en este sentido.

En definitiva, conseguir que una sexualidad saludable sea la que domine nuestras vidas consiste, básicamente, en un ejercicio de asunción de responsabilidades respecto a los actos que se realizan diariamente en relación con nuestra vida sexual y todos los aspectos que con ella se relacionan. Asumir las consecuencias de las acciones que, de forma inconsciente, realizamos puede ayudarnos, por supuesto, a localizar algunos comportamientos que no nos ayudan en la búsqueda de la sexualidad saludable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *