El corazón y el orgasmo

El corazón y el orgasmo

Aunque resulte habitual tener en la cabeza que el sexo es peligroso para un corazón dañado por diferentes achaques, es algo totalmente falso. No sólo no es cierto sino que, en realidad, sucede todo lo contrario. De hecho , practicar sexo de forma regular y, por tanto, alcanzar el orgasmo, mejora de una forma muy significativa el funcionamiento de un corazón dañado. La circulación sanguínea experimenta una mejora importante cuando la vida se salpica con orgasmos pero, además, la sensación de felicidad que produce el orgasmo se traduce en una mejor salud cardiovascular.

El corazón y el orgasmo
El corazón y el orgasmo

La relación positiva entre orgasmos y corazón no es un tema de superchería sino una cuestión rigurosamente científica. La prestigiosa publicación médica «The American Journal of Cardioloy» se acaba de hacer eco de un estudio al respecto en el que se concluye, por ejemplo, que los pacientes con patologías cardiacas que mantienen sexo dos veces por semana tienen un 50% menos de probabilidades de sufrir un infarto en comparación con aquellos que mantienen sexo una sola vez al mes.

Los efectos beneficiosos del orgasmo en relación con el corazón son múltiples. Cuando una persona alcanza el orgasmo procede a la liberación de diferentes hormonas como la adrenalina, o las endorfinas. Además, en el caso de la mujeres, también se produce la liberación de la oxitocina. Todas estas hormonas liberadas funcionan como vasodilatadores de nuestro organismo. Por lo tanto, permiten una mejor circulación sanguínea y evitan, de forma muy eficaz, la formación de coágulos. Otro aspecto a tener en cuenta es la sensación de felicidad que el orgasmo produce en el ser humano que, sin duda, redunda en una mejor salud cardiovascular.

En un estudio llevado a cabo por el departamento de medicina cardiovascular de la prestigiosa Universidad de Canbridge reveló que la ausencia habitual de orgasmos está relacionado con un mayor riesgo de accidente cardiovascular. El citado estudio, que incluía a 100 mujeres infartadas, desveló que el 65% de ellas no era capaz de sentir placer sexual, en comparación con el 25% del grupo de control sin problemas cardiovasculares. Las conclusiones del estudio establecen relación entre el infarto de corazón y la ausencia de orgasmos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.