Sexo al aire libre. Algunas claves

Sexo al aire libre

No sólo las personas que tienen una relación en pareja, ya asentada, sufren los problemas de la rutina sexual. Puede que sólo tengas encuentros sexuales esporádicos o con relaciones cortas y, sin embargo, la cama te empiece a resultar monótona. Para que esto no suceda podemos darle un soplo de aire fresco a nuestras relaciones sexuales recurriendo al uso de juguetes eróticos, realizando alguna fantasía sexual o haciéndolo en lugares diferentes como por ejemplo en plena naturaleza. Te damos algunas claves para disfrutar del sexo al aire libre.

Sexo al aire libre
Sexo al aire libre

Un buen fin de semana perdidos en algún albergue o en la playa puede resultar muy excitante. La hierba, un granero o las olas del mar son algunos clichés recurrentes, pero también es cierto que, si lo son, algo de verdad habrá en ellos y que, de algún modo, despiertan nuestros deseos. Pero ¿Qué hace que queramos cambiar la aparente incomodidad de un campo de hierba por la comodidad de una cama? La respuesta es sencilla: ¡Porque nos excita! Para la mayoría de las mujeres este tipo de experiencias, además de muy placenteras, significan recuerdos muy agradables. El miedo a hacerlo en público es superado por el morbo del riesgo con un ligero toque de exhibicionismo.

Es muy importante estar preparada para que nada estropee ese momento tan especial. Nos sentiremos más a gusto si sabemos que no vamos a encontrarnos con ningún imprevisto de última hora. Por eso:

– Elige bien el sitio. Es muy incómodo descubrir en pleno acto, que esa zona que parecía desierta en realidad es un punto de encuentro turístico.

– No olvides una manta o una toalla. Recuerda que en el campo hay bichos, que la hierba pica o que la arena se cuela por todas partes. Tener una superficie que nos evite esos inconvenientes nos hará estar más relajadas y disfrutarlo plenamente.

– No olvides los preservativos. Es muy frustrante tener que parar porque se nos han olvidado.

– Piensa en el después. No olvides llevar una caja de pañuelos o de toallitas húmedas para limpiarte y refrescarte.

– Ten cuidado. Si os pilla la autoridad competente os puede caer una multa de hasta 15.000€ y un año de cárcel. Una cosa es el morbo y el riesgo y otra, terminar entre rejas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.