El estrés y la sexualidad

Estrés y sexualidad

El estrés está a la orden del día. De hecho es uno de los grandes problemas de salud a los que se enfrentan las sociedades más avanzadas. El número de personas que sufren estrés, en cualquier grado, es, cada día, mayor. Las consecuencias suelen ser nefastas para la calidad de vida de los afectados que, de forma inevitable, acaba suponiendo un problema físico. Por supuesto que, al ser un problema que llega hasta todos los ámbitos de la vida, también afecta a nuestra sexualidad.

Estrés y sexualidad
Estrés y sexualidad

Si hay algo que precisa la sexualidad para desarrollarse de una manera plena es un ambiente favorable, un clima contextual adecuado. A mayor tranquilidad en la vida de una persona, mayores posibilidades de desarrollarse sexualmente. Por tanto, el estrés en la vidas de alguien, con toda seguridad, va a terminar limitando las posibilidades de su vida sexual.

De hecho, la propia sexualidad, entendida como un vehículo para, inútilmente, alcanzar la perfección puede llegar a convertirse, también, en una fuente de estrés. Cuando esto sucede, se convierte en un círculo vicioso del que es imposible salir sin ayuda externa. Todo sucede de la siguiente forma. Al querer estar a la altura sexual que nos imaginamos que deberíamos estar nos enervamos este´s que, al legar a la cama hace sus efectos y nos hace rendir por debajo de nuestra posibilidades. Esto nos preocupa y nos genera más estrés que, a su vez, vuelve a aparecer en nuestros siguiente encuentro sexual y nos hace bajar el rendimiento lo que nos produce más estrés. y así de forma indefinida.

Una mujer suele generarse este´s cuando no alcanza el orgasmo y un hombre cuando  no hace que lo alcance la mujer. El estrés y la sexualidad, como queda claro, están muy vinculados. Si la vinculación entre ambos es en este sentido el resultado puede llegar a ser catastrófico. Sin embargo, si invertimos la relación entre uno y otro, la sexualidad puede ser el mejor antídoto contra el estrés.
Cuando uno se siente estresado debe buscar actividades que le hagan olvidarse del mundo por unos instantes. El sexo, tomado como un juego, una forma de compartir el placer es el mejor de los remedios. practicar el sexo desde un planteamiento lúdico reduce de forma considerable el estrés. De hecho, no existe forma más placentera de hacerlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.