La higiene genital masculina

La higiene genital masculina resulta imprescindible

Si hay un aspecto básico en las relaciones sexuales entre personas es la higiene. Puede que no se habla frecuentemente de ello pero resulta básica. tanto en el hombre como en la mujer. En el caso de los hombres, cuando no se ha sido circuncidado es un tema aún más sensible. Cuando en el prepucio se acumulan sustancias diferentes como el sudor o células muertas es inevitable que el mal olor aparezca, por no hablar de la cantidad de infecciones que, a través de esta suciedad, se pueden coger o transmitir. Si el asunto de la higiene genital es importante, en el caso de los hombres, mucho más, si cabe.

La higiene genital masculina resulta imprescindible
La higiene genital masculina resulta imprescindible

Por supuesto que el aspecto de la salud ya debería ser suficiente para que la higiene genital masculina fuese tenida muy en cuenta. Pero, además, para la vida sexual resulta igual de importante. Por ejemplo, un aparato reproductor masculino impoluto resulta mucho más deseable para practicas, como el sexo oral, donde el sabor y el olor tienen una importancia extrema.

Para llevar a cabo una correcta higiene genital basta con aplicarnos un jabón con pH neutro, para no causar daños en la piel de una zona especialmente delicada, y agua. Así de sencillo. Basta con agua y jabón para observar unas medidas higiénicas suficientes. Lo que sí resulta absolutamente imprescindible es que repasemos todo el aparato genital y no nos limitemos, como en ocasiones sucede, a la puntita.

Se puede, por ejemplo, comenzar con el pene. Basta con echar el prepucio hacia atrás, en caso de no estar circuncidado, lógicamente, si sí se está circuncidado este paso no es necesario, jabonar bien, especialmente el glande, aclarar la espuma y, después, secarlo con una toalla limpia para volver a cubrir el capuchón con el prepucio. También se debe proceder de la misma manera con el escroto y los testículos para asegurarnos eliminar el sudor que se haya acumulado en esta zona.

Completar la higiene íntima con la limpieza del perineo y el ano nos asegura que toda estará listo para un encuentro sexual satisfactorio, donde la suciedad o los malos olores no frustrarán, en absoluto, el encuentro carnal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.