Sexo en el transporte público

Sexo en transporte público

El transporte público es un lugar como otro cualquiera para mantener relaciones sexuales. El sexo hay que tomárselo con total naturalidad y dar respuesta a un calentón es una situación a la a que cualquiera se  puede enfrentar en cualquier momento. De hecho, tener sexo en el transporte público es una de las fantasía sexuales que con más frecuencia se repite en la población mundial. Muchos, han dejado de tenerlo como fantasía sexual y han pasado a tacharlo de la lista de las cosas pendientes de hacer.

Sexo en transporte público
Sexo en transporte público

Sin embargo, el sexo en transporte público no tiene por qué ser, necesariamente algo furtivo. Por supuesto que puede serlo. En realidad, a mucha gente lo que realmente le resulta excitante es la posibilidad de que les sorprendan en medio de la tarea. Pero, de ninguna manera es la única opción. Existen muchas variantes para poder tener encuentros sexuales en diferentes transportes públicos que, incluso, utilizan la posibilidad del encuentro sexual como reclamo.

En el metro de Praga, capital de la República Checa, por ejemplo, con la intención de promover el uso del transporte público se habilitaron una serie de vagones destinados para ligar. En realidad, en este caso no se ofrecía un espacio para el encuentro sexual pero sí para iniciar una posible relación entre personas predispuestas a hacerlo.

En Alemania, en cambio, sí tenemos un claro ejemplo de oferta de transporte público con fines sexuales. Se trata de los conocidos popularmente como los barcos del sexo. Cada mes de agosto, cientos de personas suelen acudir a la gran oferta de actividades sexuales sadomasoquistas que ofrecen estos barcos. Las vestimentas basadas en el cuero y el látex forman parte imprescindible en la vestimenta tanto de la tripulación como de los pasajeros.

EL uso de limusinas para despedidas de soltero es cada vez más frecuente en la mayoría de los países europeos. El servicio se complementa con todo tipo de oferta de servicios sexuales. Desde strippers femeninos o masculinos, según sea menester, hasta servicios mucho más completos. Las limusinas calientes cada vez son más utilizadas para este tipo de eventos.

Diferentes compañías navieras ofrecen cruceros de placer exclusivos para la comunidad LGTB. Se trata de cruceros convencionales pero destinados, exclusivamente, a personas solteras homosexuales. El componente sexual, como puede imaginarse tienen un importante protagonismo en este tipo de cruceros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *