El clítoris y el placer

El clítoris

El clítoris es, sin duda, el mayor tesoro de la anatomía humana. Estamos hablando del único órgano del ser humano cuya única finalidad es la de dar placer. Bien es cierto que existen otros órganos con un número de terminaciones nerviosas suficientes como para transmitir una gran cantidad de placer a su portador pero, en todos los casos en que esto sucede, no es su única función. Por ejemplo, los hombres tienen pene y, en torno a su glande se concentran una cantidad ingente de terminaciones nerviosas, sin embargo a nadie escapa que la función del pene no se limita a lo relativo placer. Tareas como la reproducción y la excreción de sustancias también le son asignadas a este órgano. En cambio, el clítoris sólo sirve para general placer.

El clítoris
El clítoris

Un pene, como cualquier hombre sabe, es capaz de generar placer ya que cuenta con, aproximadamente, 4000 terminaciones nerviosas, la mayoría de las cuales se aglutinan en el glande. Un clítoris, en cambio, llega a contar hasta con el doble de terminaciones nerviosas que un pene. Sólo así se explica la cantidad de felicidad que este órgano es capaz de generar.Desde luego, si hay un órgano agradecido en el ser humano, este es el clítoris. Nunca pide nada y siempre da.

De forma muy equivocada hemos leído en algunos sitios mal documentados que el clítoris es un pene atrofiado o que no ha llegado a desarrollarse. Sin embargo, esto no responde a la realidad en absoluto. El clítoris es un órgano que cuenta con su propia identidad y que no es la atrofia de ningún órgano masculino, ni mucho menos. Se trata de un órgano perfectamente acabado, evolucionado y desarrollado. Tanto es así que, como ya se ha comentado, dobla en terminaciones nerviosas al pene.

Sin duda, como consecuencia de una sociedad arcaica y plagada de sombras, durante mucho tiempo se ha pretendido que el clítoris fuese entendido como algo inservible sin un papel relevante en la tarea de la reproducción. De esta manera, las mentes enfermas que marcaban el paso arcaico de la sociedad justificaban la falta de importancia que le daban a este órgano, limitándolo a la sexualidad y evitando su relación con la reproducción, como si esto fuera posible. Sin duda, para reducir al mínimo posible el papel de la mujer en la sociedad.

Desgraciadamente, si bien en los lugares más avanzados se han acabado con esto estigmas sociales, en multitud de lugares las mujeres son condenadas a todo tipo de barbaridades, incluidas algunas que tienen relación con monstruosas mutilaciones del clítoris sin otra explicación que la de la dominación social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.