La mujer y el sexo duro

Sexo duro

¿Has probado a poner «mujer sexo duro» en Google? El popular buscador afirma que hay 3.390.000 entradas relacionada con esta combinación de palabras. No está mal. en realidad anda bastante lejos de, por ejemplo, las 99.800.000 entradas que tienen la búsqueda «Brad Pitt» pero, sin duda, da una idea de que, en realidad, las mujeres también están interesadas en el sexo duro y no es un patrimonio exclusivo de algunos hombres.

Sexo duro
Sexo duro

Aquello de los pétalos de rosas encima de la cama, la música relajante que genere ambiente y la ambientación lumínica está muy bien. Seguro que a la mayoría de las mujeres les seduce. Y todavía más si se acompaña de un amante que susurra al oído mientras las desnuda muy lentamente. Pero hay determinados tipos de mujeres a las que este tipo de situaciones les parecen algo sosas. Como muy de película de príncipes azules y princesas. Este tipo de mujeres prefieren algo más fuerte. Algo como, quizás, el sexo duro.

Aquello de follar a lo bruto es, para no pocas mujeres, la mayor forma de liberación que existe. Lo de hacer el amor está muy bien, pero no deja de necesitar unos lazos afectivos que no son necesarios para la práctica de sexo duro. Nada ayuda más a una mujer a reconciliarse consigo misma y con el mundo que una sesión se sexo a lo bruto. Sin ningún tipo de aderezo ni aliño que enmascare su sabor.

Suele pasar, tanto en hombres como en mujeres, que el enemigo más grande para disfrutar con total libertad del sexo sea nuestra propia cabeza. Nuestro cerebro traicionándonos a nosotros mismos librándonos del disfrute completo de una de las actividades más placenteras para el ser humano. La actividad cerebral, a veces, nos juega malas pasadas. El exceso de prejuicios, de complejos o de remordimientos crean una serie de mecanismos que suelen hacer que no disfrutemos como deberíamos de actividades tan gratificantes como el sexo. Sin embargo, muchas mujeres han descubierto que el botón de «off», de este tipo de mecanismos está situado, precisamente, allá donde reside el sexo duro. Sin duda, la mejor de las liberaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.