La práctica deportiva mejora la función sexual femenina

La práctica deportiva

Parece que la práctica deportiva aumenta de forma significativa la función sexual femenina. El hecho de desarrollar alguna actividad física de baja intensidad y de forma frecuente se traduce en una mejor salud y en más sensación de felicidad. Tanto la salud física como la emocional terminan viéndose favorecidas por la práctica de una actividad física de forma regular. Pero por si esto fuera poco, se ha demostrado que la función sexual femenina aumenta con la práctica deportiva.

La práctica deportiva
La práctica deportiva

En realidad, la mayoría de los beneficios sexuales, en particular, físicos, en general, o, incluso, los psicológicos guardan relación con un única hecho. La práctica deportiva hace que mejore la circulación sanguínea, aumente el flujo sanguíneo y, por lo tanto, todo el organismo se ve beneficiado, a nivel capilar, por la mejora de la circulación sanguínea y el aumento de sangre oxigenada por nuestras arterias que esta circunstancian provoca. La práctica deportiva, pues, hace que mejore nuestro aparato circulatorio, en general, y esta mejora hace que todo lo demás también funcionen mejor.

Por supuesto, la función sexual también mejora con la mayor calidad de funcionamiento del aparato cardiovascular que provoca la práctica deportiva. Esto esta ya conocido en el caso de los varones. El pene, para ponerse en erección precisa de sangre. A mayor calidad de la función cardiaca, más sangre llega a las zonas cavernosas del pene y, por lo tanto, mayor calidad tendrá la erección. Es obvio que con un flujo sanguíneo adecuado, la sexualidad del varón es mejor.

Diferentes estudios de lugares de excelente reputación han demostrado que, en la mujer, sucede algo similar. De hecho, durante la formación del feto, antes de que sea definido el sexo, los genitales de varones y hembras son los mismos. Lo que en un hombre acaba convirtiéndose en el pene y los testículos, en el caso de la mujer, acaba formando el clítoris y los labios vaginales. El funcionamiento, sin embargo, es prácticamente el mismo. También en el caso de la mujer, a  mayor circulación sanguínea también existe una significativa mejora en la función sexual, tal y como ya sabíamos que ocurría en el caso del varón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.