Sexo y tabú

Sexo y tabú

El sexo y tabú siempre han ido de la mano. Parece inevitable. Sin embargo, en la sociedad actual, resulta tan frecuente escuchar que cualquier cosa relacionada con el sexo es tabú como que ya no lo es. Lo que no cambia, en cualquier caso, es la facilidad con la que siegue colocando sexo y tabú en la misma frase.

Sexo y tabú
Sexo y tabú

La relación entre sexo y tabú, en realidad, suele hacer referencia a los órganos sexuales, tanto masculinos como femeninos, así como a la cópula en sí misma y, en general, a todo lo relacionado con ella. Desde las posturas del juego sexual hasta l forma de conseguir una excitación, pasando por los orgasmo… En definitiva, cualquier cosa que, de alguna manera, tenga relación con el placer sexual.

La asociación entre genitales y las cuestiones relacionadas con ellos es la que, tradicionalmente, se asocia al sexo que, a su vez, se asocia con el tabú. Y esto sucede en cualquier ámbito. Tanto en las más sofisticadas publicaciones médicas hasta en la conversación de la barra de cualquier bar. Sexo y tabú asociados a la intimidad más absoluta del género humano.

Parece que, en este orden de cosas, es la palabra tabú la que ha perdido su esencia y su significado. O, al menos, se ha visto devaluado con el paso del tiempo. No tiene que ver con una prohibición taxativa, con un importante rechazo o desinterés, sino con algo mucho más arraigado a una cultura.

En realidad, un tabú, en esencia, no puede siquiera nombrarse. La función de esta figura es impedir el pensamiento y, por su puesto, tanto su estudio como su divulgación. La cantidad de información, más o menos acertada, que circula en relación con el sexo, sin embargo, parece que impide que lo consideremos un tabú. Un hecho concreto resulta especialmente destacable en este sentido. La ciencia no deja de recomendar el sexo como solución a un gran número de problemas salud. Follar como terapia parece que es las antípodas reales del sexo como tabú. Puede que sean entonces algunas componentes concretas del propio sexo las que se siguen considerando tabúes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.