Los problemas del cunnilingus

Cunnilingus

Cunnilungus, como nombre para el sexo oral femenino, es bastante feo. Me refiero a la palabra en sí. Poner nombre a las práctica sexuales no resulta fácil generalmente, pero, sinceramente, en este caso podían haberse esforzado un poquito más. Resulta curioso, algo tan hermoso como realizar caricias en el sexo femenino con la propia lengua, es bautizado con un nombre vulgar donde los haya. Unir la expresión latina “cunnus”, que significa vulva, con “lingere”, que significa lamer, tienen la culpa. En cualquier caso, el resultado suena a todo menos a algo que provoca placer. El cunnilingus, por lo menos para mí, puede llegar a resulta algo maravilloso, pero la palabra formada para describirlo no destaca, precisamente, por su brillantez.

Cunnilingus
Cunnilingus

Sin embargo, a pesar del horro lingüístico que el término en sí suele provocar, lo peor del cunnilingus no es la palabra en sí. Ni muchísimo menos. Las cosas cuando se las compara con otras de verdadera envergadura toman su auténtica dimensión. y éste es el caso. Lo peor, sin ninguna duda, es que te lo practiquen mal. Si muchas mujeres llegan a no estar del todo satisfechas con esta práctica e incluso algunas llegan a sentirse incómodas cuando se lo llevan a cabo es que, sin duda, algo se está haciendo mal.

Un primer problema puede estar en la falta de liberación sexual de algunas mujeres. Es posible que la “vergüenza” que les supone la desnudez cause en ella una sensación extraña que se hace más grande cuando su pareja se dispone a practicarle un cunnilingus. Las presiones sociales y familiares que, hasta no hace mucho tiempo, han debido soportar las mujeres, están en el origen de esta especie de fobia.

Otro de los problemas con el cunnilingus suele venir cuando p¡l apersona que lo practica no tienen el suficiente cuidado al levar a cabo la práctica. El hecho de haber sentido dolor en una experiencia anterior, sin duda, está condicionando todas las experiencias futuras. Por ello, aconsejar la mejor manera de acceder a la anatomía sexual es una buena idea para formar a inexpertos practicantes de sexo oral.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *