Sexo en el cine

Sexo en el cine

Sexo en el cine. Seguimos en la línea de propuestas para mantener sexo en lugares poco habituales que, últimamente, os estamos trayendo. Aunque, en realidad, un cine es uno de los lugares en los  que mayor número de encuentros sexuales se producen. Es cierto que, en la actualidad, el sexo en el cine no es tan frecuente como era en la época en la que los cines de barrio se llenaban de parejas ávidas de tocamientos durante la doble sesión que proyectaban. Yo recuerdo que, en mi barrio, incluso el acomodador tenía sus encuentros sexuales esporádicos con quien se prestara a ello. El sexo en el cine, sin duda, es un clásico.

Sexo en el cine
Sexo en el cine

Lo primero que debemos hacer para mantener sexo en el cine es elegir la sesión. Sin duda, las sesiones matutinas son siempre más adecuadas para este tipo de encuentros, ya que, al haber menos público, nuestro encuentro sexual esta´ra más a salvo de miradas indiscretas. Es cierto que a las 9 de la mañana puede que no haya muchas ganas de sexo furtivo pero, sin duda, estaremos más tranquilos.

Para mantener una buena sesión de sexo en el cine hemos de elegir bien la película que habremos de ir a ver. Las películas de acción son ideales para camuflar los ruidos que causen vuestras pasiones. Los jadeos y suspiros inesperados serán completamente disimilados por los ruidos de los disparos y las explosiones de la proyección. otra opción es ver una peli romántica con algún contenido erótico para que nos ayude a alcanzar el nivel de excitación adecuado a nuestros objetivos.

La principal dificultad para el sexo en el cine está a la hora de elegir postura. Sin embargo, este asunto ha sido bien resulte por nuestras generaciones anteriores. Las butacas son incomodas pero se pueden prestar, si somos capaces de adaptarnos, a una buena mamada, por supuesto, a la masturbación muta y simultánea o, in causo, a la postura del loto, es decir, con ella sentada sobre él.  En todos los casos, las últimas filas siempre serán más discretas que las primeras, en las que podríamos ser observados por toda la platea circunstancia esta que no suele ser del agrado de los practicantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.