Hombres y mujeres, sexo distinto

Efectivamente, hombres y mujeres suelen tener un sexo distinto. Suelen vivir la sexualidad de una manera bastante diferente. Esto, bien llevado, no tienen por qué ser malo. Al contrario, no hay nada mejor en el sexo y en otros ámbitos de la vida que encontrar personas que nos complementan. Lo ideal, eso sí, es que no se trate de personas opuestas completamente a nuestros gustos e intereses. De ser así, la cosas se complica. En cualquier caso, lo que sí resulta totalmente cierto es que hombres y mujeres tienen sexo distinto y eso no tienen que ser, en absoluto, un problema.

Sexo distinto
Sexo distinto

Frecuentemente, haciendo alusión al sexo distinto que viven un hombre y una mujer, podemos escuchar que si los hombre son de Marte las mujeres son de Venus. Es una buena metáfora para hacer notar las diferentes formas que ambos sexos tienen de vivir su propia sexualidad. De siempre hemos sido sabedores de estas diferencias. Lo que no está tan claro es si hemos sabido entenderlas y disfrutarlas.

El sexo distinto al que llegan hombres y mujeres no tienen que ver sólo con la forma de llevar a cabo un encuentro sexual, sino también con la forma de llagar a él y, sobre todo, con la forma de interiorizarlo y transformarlo en sensaciones. Así, por ejemplo, los estímulos que más despiertan la libido de un hombre suelen ser los visuales y, en cambio, los que más despiertan la libido de la mujer son los que tienen que ver con el tacto.

También en la hora preferida para mantener relaciones sexuales existen diferencias. Si las mujeres están  más predispuestas a mantener una relación sexual por la noche, para dejar que disfrutan de un sexo distinto, el momento preferido de los hombres para mantener encuentros de índole sexual es la mañana.

Parece que un estudio revela que que la libido de las mujeres alcanza los niveles más altos entre las 11 de la noche y las 2 de la madrugada. En cambio, parece que en el caso de los varones, el nivele de máxima activación sexual tienen lugar entre las 6 y las 9 de la mañana. El estudio se ha realizado sobre una muestra total de 2.300 individuos adultos de ambos sexos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *