Los ruidos vaginales

Ruidos vaginales

Los ruidos vaginales son tan naturales como el propio sexo. La actividad sexual, en ocasiones, tiene algún pequeño inconveniente que, en ocasiones puede hacer sentir aluna incomodidad. A cualquiera que haya tendido encuentros sexuales le ha sucedido en aluna ocasión que, en pleno ímpetu sexual, han aparecido, como de la nada, unos ostentosos ruidos vaginales. En algunos casos, su aparición pueden hacer que, de golpe, vea la libido deudo o de ambos de los practicantes. En realidad, como apuntábamos, se trata de una situación completamente natural y que no debe producir ningún tipo de sonrojo. Sin embargo, a veces resulta inevitable que así suceda.

Ruidos vaginales
Ruidos vaginales

Los ruidos vaginales no son una elección. Es algo que sucede por cuestiones, exclusivamente, físicas. La frecuencia velocidad de la penetración, así como la postura elegida, suelen ser los causantes de que aparezcan, en ocasiones, estos sonidos. En determinadas posiciones, resulta inevitable que el bombee aire hacia el interior de la vagina. Como consecuencia de la fricción, al final, estos ases introducidos tienden a escapar y lo hacen con un sonido similar al de un expulsión de ases intestinales. Por supuesto que, en este caso, sólo producen ruido y, en ningún caso, mal olor.

Las posturas de penetración por detrás, como la del perrito, favorecen la aparición de este tipo de ruidos vaginales.Cuando, además, la penetración es demasiado intensa, o se producen intervalos rápidos o demasiado fuertes. es más fácil que aparezcan. La mayoría de la ente no presta ninguna atención a este tipo de escapes. No se trata más que un simple ruido sin olor.

Si, en cualquier caso, queremos evitar los ruidos vaginales, resulta recomendable que en la penetración por atrás no se haga con el uso de una fuera muy intensa, para que el movimiento de penetración no genere fricción en exceso. También es recomen¡dable no sacar por completo el pene para volver a introducirlo de nuevo ya que, en este caso, se favorece el bombeo de aire hacia el interior de la vagina.

Para evitar la aparición de ruidos vaginales, también resulta recomendable la realización de los ejercicios de Kegel que ayudan a fortalecer al musculatura pélvica y, por tanto, a disminuir la posibilidad de sufrir un accidente de este tipo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.