Qué piensan los hombres tras el sexo

¿En qué piensa un hombre tras el sexo?

¿Qué piensan los hombres tras el sexo? SI la pregunta fuera: ¿en qué piensan los hombres? la respuesta estarcía clarísima. En lo único, que decía aquel. Por supuesto que los hombres, en todo momento, están pensando en sexo. Bueno, en todo momento no. En todo momento salvo justo después de haber tenido sexo. En ese difícil momento los hombres renegamos de nuestros principios y ocupamos la mente en otro tipo de cosas. ¿No es lo que quieren las mujeres? ¿Que no estemos todo el día pensando en sexo? Pues ya está. Tras el sexo, los hombres piensan en otras cosas.

¿En qué piensa un hombre tras el sexo?
¿En qué piensa un hombre tras el sexo?

Sin duda,  lo más habitual resulta que un hombre, tras el sexo, piense en quedarse dormido. Incluso, cabe la posibilidad, de que se duerma snin necesidad de pensar en ello. Es una capacidad innata con la que venimos equipados de serie. Otras veces, en cambio, no todo resulta tan sencillo. Por supuesto, cuando esto sucede no es por nuestra culpa. nuestra predisposición a la siesta tras el encuentro sexual es total e incondicional.

A veces sucede que, tras el sexo y mientras se concilia el sueño, siempre que nuestra compañera sexual no se ponga como una histérica tratando de impedirlo, cosa que a veces pasa, nos gusta pensar en lo bien que lo hicimos. Lo satisfecha que dejamos a nuestra compañera y el privilegiado puesto que alcanzamos en su particular ranking. Además, este tipo de pensamientos, irremediablemente actúa como catalizador definitivo en el proceso sestero.

Cuando todo ha transcurrido con éxito y, después del sexo, viene siesta, al despertar, en lo que piensa un hombre, sin duda es en hacerlo de nuevo. En volver a mantener relaciones sexuales. El periodo refractario ha pasado, le modorra que nos vende tras la eyaculación ya ha sido atendida como corresponde y, sin duda, no existe ningún pensamiento tan potente como el de volver a meter el pene en caliente. En realidad, la pereza de recién despertado suele hacer que los pensamientos se encaminen a algún tipo de práctico sexual que no suponga un esfuerzo físico intenso. Dejarse practicar una felación suele ser uno de los pensamientos recurrentes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.