Sexo en el espacio. ¿Es posible?

Sexo en el espacio

El cine ya nos ha mostrado cómo sería el cine en el espacio. Basta con echar un vistazo a las películas que recurren a este argumento para comprobar que buscan un enfoque romántico y sensual. Hace poco, en una entrada de nuestro bol, explicábamos cómo daba sus primeros pasos en busca de financiación el primer proyecto para hacer una película pongo en el espacio. Sin duda, dios diferentes perspectivas las que toman en cine convencional y la industria del cine porno ante una misma realidad, el sexo en el espacio. Sin embargo, lo que no nos hemos preguntado, al menos con cierto rigor, es si el sexo en el espacio resulta técnicamente posible.

Sexo en el espacio
Sexo en el espacio

Pues aunque la industria del celuloide se encargue de mostrarnos que el sexo en el espacio puede ser algo maravillosamente único, la realidad no es así. Sucede algo parecido a lo que ocurre con el sexo en la playa o, incluso, en el baño de un avión. Si ves escenas de ese tipo en el cine parece algo increíble, en cambio, cuando pruebas a practicarlo en el mundo real, te encuentras ante algo molesto, cuando no imposible de llevar a cabo.

La tercera Ley de Newton juega en contra del sexo en el espacio. Os recordamos brevemente: cada objeto en movimiento ejerce una fuerza contra el otro cuerpo y éste, a su vez, una resistencia proporcional al mismo. Cuando dos personas pretenden mantener sexo a gravedad cero, como sería el caso que nos ocupa, los cuerpos, desde un punto de vista de la física, no dejan de ser dos objetos que están ejerciendo movimientos dispares el uno contra el otro.

Basta con que os imaginéis un habitáculo cerrado sin gravedad y con ambos cuerpos flotando y rebotando contra cada pared que se encuentran. El sexo en el espacio, al menos en estas condiciones. puede resultar algo bastante accidentado. Esto sucedería porque nos encontraríamos ante dos cuerpos separados o unidos por un solo punto. Cosas de la ciencia. Sin embargo ya existen varias soluciones que limitarían este problema. Hay que recordar que no se trata de una cuestión e placer sino de supervivencia. Antes de colonizar el espacio es necesario garantizas el proceso de procreación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.