Algunas cuestiones sobre el bdsm

BDSM

Antes de nada, vamos explicar lo que es el bdsm. Supono que aún quedará algún despistado o despistada que no se haya enterado. Bien, pues bdsm es el acrónimo de «Bondage, Disciplina, Sadismo y Masoquismo». Se trata de una práctica sexual que ya no se practica, únicamente, en el anonimato, escondidos del mundanal ruido sino que, también , se practica, y mucho, en los diferentes clubes de este tipo que abundan, especialmente, en las grandes de nuestro país.

BDSM
BDSM

Es cierto que, a día de hoy, también existen clubes clandestinos de bdsm. Son pocos pero de mucho prestigio. En realidad, por encima de clandestinos, sobre todo, son selectos. Se trata de clubes privados a los que sólo se pueden entrar con invitación de alguno de sus miembros. En general, cuentan con enormes instalaciones donde se pueden practicar todo tipo de juegos relacionados con las materias que nos ocupan. No faltan los zulos ni las celdas ni, por supuesto. los puntos de suspensión en el techo para aquellos que les pone el shibari.

Pero los clubes de bdsm, además de contar con instalaciones con todo tipo de detalles cuentan con una enorme cantidad de adminículos con los que administrar o recibir la disciplina elegida. Entre fustas, látigos, tacones enormes y vestidos y máscaras de cuero o látex, podemos pasarnos un buen rato entretenidos. Cierto es que, en ocasiones se podría confundir algunos de los aparatos utilizados para dar y obtener placer con elementos de tortura.

El bsdm no es, en absoluto, una práctica sexual destinada a personas raras o con problemas de inadaptación social. En absoluto. esto no es para nada así. Más bien, resulta todo lo contrario. Basta asistir a un club de bdsm, clandestino o no, para darnos cuenta de que si hay algo que abunda, además de las estancias macabras o los aparatos de tortura, es gente completamente normal disfrutando de un juego de forma apasionada, pero un juego, al fin y al cabo. En realidad, con cualquier persona que te cruzas en un club de este tipo te podrías cruzar en el ascensor de tu casa o en el colegio de los niños.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.