Alternar posturas sexuales

Alternar posturas sexuales siempre es una buena idea

Alternar posturas sexuales en un encuentro carnal es algo que resulta necesario si lo que queremos es alcanzar el máximo nivel del placer posible. Nada como la intimidad sexual nos puede ayudar a descubrir un increíble mundo de sensaciones, experiencias excitantes y placenteras. Nada. Sin embargo, de habitar un increíble paraíso de placer y de deseo a estar rodeado o rodeada de la más absoluta y aburrida monotonía, sólo dista un pequeño paso. Conviene, lógicamente, estar más cerca del primer lugar que del segundo. Alternar diferentes situaciones, experiencias, simplemente, posturas sexuales puede, en muchos casos, ser suficiente para habitar un lugar u otro.

Alternar posturas sexuales siempre es una buena idea
Alternar posturas sexuales siempre es una buena idea

Sin duda, evitar la rutina sexual es la clave para que todo funcione. No importa ni la experiencia que tengas ni la que tenga tu pareja ni lo que te hayas documentado sobre el asunto. Para evitar los lugares comunes y huir de la monotonía sexual  lo único que cuenta es las ganas que se tenga de no pasar por ella. Algo tan sencillo, aparentemente, como alternar diferentes posiciones sexuales en la cama puede, en muchas ocasiones, ser suficiente.

Al sexo placentero se puede llegar con sofísticos artilugios pero también se puede alcanzar una sexualidad totalmente plena sin accesorios de ningún tipo. Tomar decisiones inteligentes siempre vienen bien. Tanto para el sexo como para el resto de ámbitos de la vida. Alternar diferentes posiciones sexuales durante tu encuentro sexual puede resultar suficiente para conseguir una experiencia sexual más que placentera. Cuando variamos la postura, aún sin saberlo, estamos haciendo que la excitación crezca, tanto para nosotros como para nuestros compañero o compañera de juegos, estamos, en definitiva, estimulando el erotismo.

Algunas de las posturas que tomamos cuando estamos en plena práctica sexual pueden denotar calma o tranquilidad mientras que otras pueden ofrecer una verdadera imagen de nuestro lado más salvaje. Entre estos dos casos extremos hay una amplia gama de posibilidades que, si somos capaces de alternar, pueden darnos una infinita oferta de placer. Ahora sólo falta ponernos manos a la obra para, a través de las opciones que se nos ofrecen, poner freno a la monotonía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.