Lo que quiere realmente una mujer

Lo que quiere realmente una mujer

¿Cuantas veces hemos hablado sobre lo que quiere realmante una mujer? ¿Cientos? ¿Millares? Está claro que cada mujer es un mundo. Eso no hay quien lo ponga en duda. Y esto resulta una verdad absoluta en cualquier orden de la vida, cuando hablamos de sexo, aún más. Cada mujer disfruta con cosas diferentes en la cama, de igual manera que los hombres, lo que hace que cada persona sea un auténtico uinverso, especialmente, en este mundo de sensaciones que es el sexo. Lo que quiere realmente una mujer en la cama es bastante sencillo. Quiere lo mismo que un hombre, pasarlo bien, disfrutar, sentirse satisfcecha con la compañía. En definitiva, disfrutar del sexo.

Lo que quiere realmente una mujer
Lo que quiere realmente una mujer

Lo que quiere una mujer en la cama es pasarlo bien, disfrutar de la experiencia, por supuesto. Ahí no está el problema. El problema está en saber cuál es la forma en la que pondemos procurarle esta suerte de felicidad que resulta el sexo de calidad. Un buen comienzo es, sin duda, poner cada cosa en su lugar. pensar que en el sexo las mujeres son lo primero puede ser un muy buen comienzo,

En realidad, no existe la receta mágica que nos indique cómo emos de satisfacer a una mujer. No hay un botón al que apretar y conseguir alcanzar lo que quiere realmente una mujer en la cama, sea quien sea esa mujer. Aunque, hablando de botón, puede que sí que exista un botón. AL margen de la borma fácil, parece seguro que, de existir ese botón, estaría situado en el mismo clitoris.

Una de las claves, en cualquier caso, botones al margen, para ayudar a una mujer a alcanzar lo que realmente quiere en la cama, comienza en ayudarle a que obtenga el grado de relajación necesario para poder disfrutar de aquello que se le ofrece. Una buena ración de afectividad, no necesariamente sexual, puede ser un punto de partida interesante para alcanzar la relajación que se necesita para comenzar a disfrutar de un encuentro sexual. La búsqueda resulta imprescindible y sólo es posible si, tal y como ya hemos reiterado, el grado de relajación obtenido por la mujer en cuestión es el suficiente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.