Algunas razones extrañas para tener sexo

Razones para el sexo
A veces hay que recurrir a extrañas razones para conseguir tener sexo, Es evidente qu la actividad sexual, para desgracia de algunas personas, no está siempre movida por afecto. La pasión sexual, la maoría de las veces, busca la satisfacción del cuerpo más que la del espítiru. Es por eso que, a veces, las tazones que se llegan a argumentar para conseguir sexo en determinadas situaciones son, realmante, sorprondentes. Vamos a dar un repaso a algunas de las razones más peregrinas de las escrimidas para conseuigr sexo.
Razones para el sexo
Razones para el sexo

Consegur un favor realmente especial por parte de otra persona es una de las razones más utilizada para mantener sexo. Determinadas propuestas tienen mas peso si se acompañan de una buena sesión de sexo que ayude a que nuestro interlicutor termine por decidirse a hacer eso que tanto deseamos de su parte.
Aliviar el dolor de testículos, en el caso de los hombres, y el de los dolores propios de la regla, en el caso de las mujeres, son otra de las razones ue, con frecuencia, se utilizan para cinseguir sexo con otra persona. Este argumente es bastante utilizado a última hora de la noche, cuando se aproxima la hora de cierre de la discoteca y aún no hemos conseguido tener el éxtio que buscábamos, En definitiva, se trata de una fora deseperada de conseguir cohabitar con alguien de forma rápida y directa.

Mantener sexo para quemar algunas calorías de las que nos sobran es otra de las razons que se duelen dar con frecuencia. El argumente, como tantos otros, es de lo más surrealista. Esta claro que la práctica de sexo supone quemar un número de calorias que, sin embargo, no parece que sea suficientement significativo como para considerar al sexo como deporte de alta intensidad.

Descargar tensión, en época de situaciones especiales de estrés, es otra de las razones que se suelen utilizar para solicitar sexo. Como todas las anteriores, no es una de las excusas más brillantes que se le pueden ocurrir al ser humano pero, cuando se está en una situación de gran desesperación en lo que a la actividad sexual se refiere, no probarlo puede llegar a ser considerado como un comportamiento negligente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.