Señales de que necesitamos sexo

Señales por la falta de sexo

Nuestro cuerpo nos envía señales para denotar que estamos necesitados de sexo. El sexo, además de ser la mejor forma de comunicación que el ser humano pueda disfrutar, es una necesidad fisiológica. Tanto es asó que la ausencia de relaciones sexuales se reflejan en nuestra forma de ser y de comunicarnos con el mundo. El organismo, cuando lleva una temporada sin practicar sexo, lo ponle de manifiesto a través de una seria de señales. La ausencia de sexo no sólo afecta físicamente sino que también lo hace emocionalmente. Es posible que, en ocasiones, no nos demos cuenta pero esto sucede. Hemos de entender que el sexo no se limita a la capacidad de placer que es capaz de generar sino que, además, tienen una función importantísima relacionada con la salud y el bienestar del individuo.

Señales por la falta de sexo
Señales por la falta de sexo

Una de las señales más evidentes que nuestro cuerpo nos envía cuando manifestamos una prolongada época de ausencia de sexo es la falta de sueño. Tener dificultades para conciliar el sueño y que éste sea de baja calidad resulta habitual cuando llevamos una larga temporada sin sexo. La oxitocina es una hormona que, entre otras cosas, se encarga de ayudarnos a mantener un sueño ordenado y reparador. La actividad sexual regula la fabricación de esta hormona.

La falta de humor es otra de las señales que evidencian una falta de sexo. Es evidente que no en todos los casos de mal humor está escondida la ausencia de sexo pero, en cualquier caso, cuando se lleva u periodo de tiempo prolongado sin mantener relaciones sexuales resulta mucho más probable que nos enfrentemos a este problema. En general, la práctica frecuente de sexo nos aleja de la irritabilidad y del pesimismo.

Otra de las señales frecuentes cuando estamos durante un largo periodo sin mantener encuentros sexuales es la generación de fantasías eróticas que terminan siendo frustradas. Todas las personas, en mayor o en menor medida, generamos nuestras fantasías eróticas. Disfrutar de ellas, aún en la imaginación, resulta un gran placer. Sin embargo, cuando se producen en personas con ausencia de sexo suelen tener una mayor probabilidad de que terminen frustrándose.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.