Sexo con buenos preliminares

La importancia de unos buenos preliminares

Tener sexo con unos buenos preliminares siempre está bien. A estas alturas del partido ya todos sabemos que para que todo funcione como debe funcionar, tener un comienzo del encuentro sexual delicado, progresivo y sin prisas resulta totalmente imprescindible. Resalta habitual que los hombres se olviden de esto e ignoren la parte preliminar de la relación o, cuando menos, que no loe presten la atención necesaria para ir, rápidamente al lío. Cuando esto sucede, los niveles de satisfacción, tanto de ella como de él, no llegan, casi nunca a los máximos que podríamos llegar a alcanzar si le prestásemos la atención debida a tener unos buenos preliminares. No siempre los genitales deben estar en el centro de cualquier acción relacionada con el sexo, especialmente en la parte preliminar del encuentro.

La importancia de unos buenos preliminares
La importancia de unos buenos preliminares

Una de las acciones con las que puede comenzar un encuentro sexual es con una película erótica. Compartir con nuestro compañero o compañera de juegos sexuales una película de alto contenido erótico puede llegar a convertirse en una experiencia realmente excitante. Además, la naturaleza de este tipo de películas invitan al comienzo progresivo de encuentro sexual. Unos buenos preliminares para el sexo pueden basarse en las propuestas que nos va haciendo la película en cuestión.

Practicar algún tipo de juego es otro de los buenos preliminares con los que podemos comenzar nuestro encuentro sexual. Existe una gran oferta de juegos de mesa eróticos que podremos encontrar en cualquiera de las tiendas de juguetes eróticos tanto presenciales como virtuales que tenemos a nuestra disposición. Lo bueno de practicar algún tipo de juego de esta naturaleza es que, además de ayudarnos a subir al temperatura de forma gradual y progresiva, es una buena forma de salir de la rutina sexual o, si es el caso, de no llegar a caer en ella.

Por supuesto, los besos y los masajes eróticos son un muy buena manera de contar con unos buenos preliminares. Los besos dulces y delicados que, con el paso del tiempo se van acompañando  de caricias cada vez más intensas, son siempre una buena forma de comenzar un encuentro sexual. Anteceder los besos con un masaje sensual de espalda, por ejemplo, resulta un éxito asegurado.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *