Sexo con una mujer y un hombre

Sexo con una mujer y un hombre

Mantener sexo con una mujer y un hombre a la vez no es tarea fácil. No hay hombre que se precie que no haya tenido en su cabeza la fantasía sexual de mantener un trío con la participación de dos mujeres. Algunos, incluso, lo han conseguido. Aunque para un hombre resulta menos frecuente, el trío entre dos hombres y una mujer también está dentro del imaginario colectivo de un gran número de varones. Vamos a dar algunas pistas de cómo conseguir que una sesión de sexo con una mujer y hombre sea posible y, además, resulte exitosa.

Sexo con una mujer y un hombre
Sexo con una mujer y un hombre

La primera pregunta que alguien se suele hacer cuando se habla de tríos en general y de sexo con un una mujer y hombre, en particular, es si puede atreverse a ponerla en marcha o, simplemente, debe quedarse como una fantasía incumplida más. La respuesta no es sencilla Para algunas personas puede resultar tremendamente beneficioso para su autoestima el hecho de cumplir determinadas fantasías sexuales, en ese caso, lo mejor es tira para adelante. Sin embargo, para otras personas, vencer constantemente a los límites les supone una ansiedad que les hacer llegar a no disfrutar con nada. En este caso, no resulta tan recomendable.

Una vez nos decidimos a poner en marcha nuestra fantasía sexual de practicar sexo con una mujer y un hombre a la vez, lo mejor es despojarse de todo topo de miedos y ataduras. Sólo desde una mente completamente liberada podemos disfrutar completamente de la experiencia. Hemos de tener muy presente que se trata, simplemente, de una experiencia sexual más, no de un cambio en los hábitos de vida ni, por supuesto, un cambio de tendencia sexual por compartir juegos eróticos con una mujer y un hombre.

Puede darse dos situaciones, básicamente, cuando nos enfrentamos al sexo con una mujer y un hombre. Que tengamos tendencias bisexuales, conocidas o no, y que nos apetezca dar rienda suelta a nuestros deseos, en cuyo caso, podemos disfrutar, al ritmo que necesitemos, de la presencia de otro hombre o, por el contrario, podemos tener muy clara que nuestra tendencia sexual es completamente heterosexual, en cuyo caso no deberemos sentirnos intimidados por la presencia de otro hombre para disfrutar del encuentro. Lo muero, como en cualquier juego sexual, es dejar claras cuales son las normas que decidimos autoimponernos antes del comienzo de la sesión. Esto evitará todo tipo de problemas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.