El sexo outdoor

Sexo outdoor

El sexo outdoor resulta especialmente atractivo cuando se liberan las pasiones navideñas. La posibilidad de tener un polvo rápido en cualquier lugar es una verdadera tendencia en estas fechas. Nada llena más nuestras cabezas y nuestros corazones en época navideña que el espíritu de Dickens. La generosidad y la fraternidad, indios a la empatía, llenan nuestras salidas nocturnas con los amigotes, las cenas de empresa con los compañeros de trabajo y los encuentros con desconocidos en cualquier lugar de compras o de ocio. Está claro que lo que nos demanda el cuerpo es fiesta permanente. Quizás por eso, durante el periodo navideño el sexo outdoor esté de moda.

Sexo outdoor
Sexo outdoor

Y es que cuando las ganas de fiesta trascienden de nuestros corazones a nuestros genitales, la energía llena nuestro cuerpo y aparece una inevitable necesidad de descargar el cuerpo de tanta energía. No cabe la menor duda, no hay un mejor lugar para este tipo de encuentros que lugares absolutamente inverosímiles. En realidad, cuando más extravagancia en el entorno mejor funciona el sexo outdoor.

La cabina del dj, con el propio dj o con cualquier otro que se preste es, sin duda, un lugar lo suficientemente extravagante para un encuentro de este tipo. Después de la cena de empresa, siempre procede tomar unas copas en un bar o discoteca de moda y ocupar curan unos minutos la cabina del pinchadiscos para un polvo acelerado es una elección especialmente erotizante. Sin duda, este es un lugar más que adecuado para el sexo outdoor.
Un parque de bomberos es otro de los lugares más especiales par al práctica del sexo outdoor. La forma de acceder sin que nos pillen, la forma de ocultarnos y con cuántos bomberos culminar la fantasía ya es algo muy personal. Lógicamente, todo puede resultar más fácil si la maniobra se realiza desde dentro. Que sea el propio bombero quien introduzca a su compañero o compañera sexual siempre resulta más sencillo que el ejercicio contrario.
La lista de lugares insólitos en los que practicar sexo outdoor es infinita. ¿Quién no ha imaginado una felación en una sacristía? ¿O una dura envestida en el bao de una biblioteca pública o una salvaje enculada en una de las salas del Reina Sofía?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidad: Publicación de comentarios. Legitimación: Usted consiente el tratamiento de sus datos para las finalidades indicadas. Destinatarios: No tenemos previsto ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. Plazos de conservación: Los datos proporcionados a través de este blog serán conservados mientras exista un interés mutuo. Derechos: Tiene derecho a acceso, rectificación, supresión, portabilidad y oposición, como se explica a continuación. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos como se explica en nuestra Política de Privacidad.